jose_alastuey_alayeto

José Alastuey Alayeto, socio honorífico de Cooperativa Virgen de la Oliva: “No podemos quedarnos parados; hay que adaptarse a los cambios”

¿Cuál es la clave para mantenerse tan bien?

Pues será mantenerse activo. Como no puedo parar, estoy pensando en ver cómo podemos hacer más cosas e ir más allá. Ser positivo y valiente, para seguir adelante, es fundamental.

¿Desde cuando es socio de la cooperativa?

Desde que se fundó la cooperativa, y eso pasó en 1943. Soy el socio número 40 de los más de 2.000 socios con los que cuenta la cooperativa. Antes había unas oficinas en el pueblo, hasta que compramos los terrenos y decidimos venir al polígono. Aún recuerdo cuando con la primera junta, con 8 o 10 compañeros y conseguimos los 32 millones de pesetas para iniciar la obra de las primeras oficinas, con Jesus Longás, entonces como presidente.

¿Cómo eran entonces los negocios?

Con 12 años ya trabajaba en el campo. Las cosas eran muy diferentes entonces. Trabajábamos de sol a sol. Recuerdo cuando volvíamos del campo con los remolques llenos de alfalfa y parábamos en el bar para negociar con los compradores, quienes entonces acudían allí como punto de encuentro. Era entonces todo más personal y directo, pero te daban lo que te daban. Ahora todo está más profesionalizado y las gestiones se realizan en despachos, como debe ser.

“En algún momento hemos tenido incertidumbres, pero es lo normal de cualquier empresa. Y es que los niños nacen todos los días, por eso no podemos quedarnos parados y hay que adaptarse a los cambios”

¿Por qué decidieron crear una cooperativa?

Los nuevos tiempos nos llamaban a la puerta y veíamos que era necesario un nuevo orden de las cosas. Así que los agricultores más jóvenes nos implicamos en la idea de fundar una cooperativa que nos agrupase a todos para conseguir beneficios para todos. Las cooperativas en aquel tiempo ya estaban floreciendo, como por ejemplo la de Tauste, antes que la nuestra. Más de un centenar de personas fueron las que apoyaron aquella primera iniciativa. En algún momento hemos tenido incertidumbres, pero es lo normal de cualquier empresa. Y es que los niños nacen todos los días, por eso no podemos quedarnos parados y hay que adaptarse a los cambios.

“La construcción del pantano de Yesa fue un antes y un después radical, que supuso que 62.000 hectáreas de secano se convirtiesen en regadío. Pero la población ha ido creciendo, las necesidades también se han modificado, y hay que adaptarse a los nuevos tiempos”

¿Qué cultivaban entonces?

Alfalfa y maíz. Entonces se recogían las panochas, se ponían en silos, pero sin desgranar. No había cosechadoras. El progreso entonces era de otra manera. Antes se cultivaba mucho la remolacha, pero este último fue ganando terreno hasta que finalmente el otro cultivo desapareció (recuerdo que poníamos dos partes de remolacha y una de maíz). El tomate y el pimiento también han disminuido su producción por la presión de los mercados internacionales, que producen más y más barato.

¿Qué momento ha sido decisivo en la agricultura de Ejea?

La construcción del pantano de Yesa fue un antes y un después radical, que supuso que 62.000 hectáreas de secano se convirtiesen en regadío. Pero la población ha ido creciendo, las necesidades también se han modificado, y hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Por eso con el recrecimiento de Yesa daremos abasto por fin a las necesidades de la tierra, ya que ahora la agricultura pasa por un momento problemático por la falta de agua.

Pero usted sigue implicándose en el campo…

A mi la agricultura me ha gustado desde niño. Incluso si hubiese nacido ahora querría seguir siendo agricultor. Mis padres eran agricultores, y mis abuelos también. Yo, junto con mis hermanos, éramos 5 en casa, compramos una finca de 500 ha, que nos costó 6.000 pesetas, pero en el año 56. Esta profesión hay que vivirla y es necesario sentir pasión por ella, porque es sacrificada, pero sólo puede entenderla quien se dedica a ella. Pero ahora dejo paso a los jóvenes.

¿Alguien sigue su legado?

Mi sobrino, junto con su mujer, son la nueva generación, y ellos deben seguir adelante con lo que hemos logrado los que estuvimos antes. A veces tenemos diferentes maneras de ver las cosas, pero es normal, es lo que implica la diferencia entre generaciones, pero son muy trabajadores y les entusiasma el campo. Dedicándose a la agricultura, hay que trabajar, y duro.

“Sin duda, éste es el mejor momento para la agricultura; contamos con una buena tecnología, preparación y formación, experiencia y aptitud de progreso”

¿Qué momento vive ahora la agricultura?

Creo que bueno; los precios que se pagan ahora hacen rentable dedicarse a la agricultura. Pero hay que ser consciente que la cadena alimentaria debe respetarse, porque los cambios en un eslabón pueden afectar a otros, como sucede con la ganadería, ya que tampoco es justo que paguen los ganaderos la subida de los precios de las materias primas. Sin duda, éste es el mejor momento para la agricultura; contamos con una buena tecnología, preparación y formación, experiencia y aptitud de progreso. Al fin y al cabo, comer es una costumbre que tenemos todos y a la que nos debemos todos los días de nuestra vida. Así que espero que la agricultura sea una profesión de presente y también de futuro.

¿Qué les pide a los políticos?

No olvidemos que el agricultor es también empresario, y que él sólo debe sacarse las castañas del fuego, porque somos un sector dejado de lado por la clase política, y no debería ser así.

 


Perfil de José Alastuey Alayeto

jose_alastuey_alayeto

jose_alastuey_alayeto

Dice que tiene muchos años y que ya es mayor, pero su ímpetu es el propio de un auténtico emprendedor joven de espíritu y mente. José Alastuey Alayeto es uno de los socios más antiguos de la cooperativa Virgen de la Oliva, incluso participó en la creación de la sociedad y en las primeras iniciativas en 1943. En 2011 recibió la distinción como socio honorífico de la Cooperativa, que se entrega a los cooperativistas con mayor edad y tradición de la institución. Cuenta con una amplia explotación de la que hoy se ocupa su sobrino, pero sigue yendo al campo y se informa de las novedades relativas al sector. Capaz de conversar sobre un amplio abanico de temas, la entrevista con José es fresca, amena y divertida. Locuaz y con una memoria excelente, Alastuey recuerda otros tiempos en el campo, pero es partidario de adaptarse para seguir avanzando, ya que, como dice, ìel progreso no para y los niños nacen todos los días.

Creamos la marca Virgen de la Oliva

Bajo el nombre homónimo de la Cooperativa hemos patentado la marca registrada Cooperativa Virgen de la Oliva, a través de la cual comercializamos todos los productos que salen de nuestra sociedad destinados al consumo final. Con esta actuación se pretende llegar a un público más amplio, impulsando la marca de la sociedad y ofreciendo una imagen acorde con la calidad que impulsamos. Con el registro de marca potenciamos la identidad de nuestra Cooperativa en los productos propios, como semillas, abonos y productos alimenticios como el arroz y conservas, cuyas materias primas han sido cultivadas por nuestros socios.

Cooperativa presenta datos de producción 2011

Cooperativa presenta datos de producción de 2011

Renovación parcial de socios en el Consejo Rector

Como es habitual, el Consejo Rector se renueva parcialmente cada 2 años a través de los votos de los socios. En este caso se han renovado algunos cargos, entrando José Antonio Marcellán, Fernando Murillo, Miguel Villa y Antonio Mena y José Antonio Ramón (renovado). José Manuel Romeo, quienes relevan a José Miguel Gallizo, Javier Larraga, José Luís Conde, Diego Ciudad y Jesús Casalé.

Cuentas de la Cooperativa

La cifra de negocios de Virgen de la Oliva ha sido de 61.511.947,55 €, cantidad que supone un 18.2% más que en el ejercicio del 2010, en el que también se percibió un incremento del 20% con respecto al año anterior.

En cuanto a inversiones, para activo no corriente se han destinado 1.900.000€ aproximadamente. Los fondos propios se han reducido debido a la dotación de insolvencias.

Producción y cultivos

En cuanto a las estadísticas de productos entregados, las cantidades se han mantenido por lo general estables, con cifras similares a las del año anterior, si bien ha destacado un aumento en maíz y trigo y un ligero descenso en forrajes.

Cereales:

En cuanto a los cereales, la producción de trigo blando ha incrementado notablemente con 28.345 Tm y situándose en niveles similares a los de 2007, tras dos años con un registro de cantidad inferior. La recepción de trigo duro ha sido menor, con 7.714 Tm, y registrando niveles parecidos también en este caso a los de 2007 y 2008, si bien en los dos últimos años fue in crescendo. La cebada se mantiene en unos niveles estables con 24.689 Tm, si bien el año pasado registró un ligero ascenso.

El arroz recupera también niveles parecidos a los que obtuvo en 2008, con 8.964 Tm, después de que el 2009 aumentase la cosecha para posteriormente descender nuevamente en 2010. Esta curva de variación ha sido similar para el maíz, el cultivo estrella con mayor volumen registrado en la cooperativa, con una producción de alrededor de 50.600 Tm, de las cuales corresponden a transgénico 39.613Tm y a tradicional 10.987 Tm.

Selección de semillas:

Se han recogido 2,67 millones de kilos de semillas en una superficie de 718 Has (la mayor parte destinada para cebada maltera, 248Has y trigo duro, 217 Has), mientras que ha sido de un 29% la cantidad adicional comprada. Se han comercializado un total de aproximadamente 4 millones de kilos de semillas de cereal (trigos y cebadas).

Forrajes:

La alfalfa, especialmente la deshidratada, sigue registrando el mayor volumen en la producción de forrajes, con un altísimo 76% sobre el total de 36.666 Tm, y la festuca le sigue en un alejada segunda posición, con una producción del 19%. El resto de forrajes tienen una producción menor. Siempre hay un mayor valor de la paca que en el granulado, ya que este tiene un mayor coste de producción. La primera va destinada a un mercado nacional, mientras que la paca se orienta a un producto más internacional, especialmente a los Emiratos Árabes.

Hortalizas

La producción de hortalizas con destino industrial ha descendido nuevamente por segundo año consecutivo un 14,6%, con un volumen comercializado de 10.755 Tm. Los cultivos con mayor producción han sido el tomate y el puerro, ganando esta segunda hortaliza el puesto al pimiento.

Proporción de  hortícolas
Pimiento:               759.656 kg

Tomate:              5.265.670 kg

Brócoli:                  151.993 kg

Calabacín:             457.540 kg

Berenjena:             110.042 kg

Puerro:                3.607.486 kg

Almendras:            183.654 kg

Guisante verde:     219.549 kg

Nuevas producciones

Nuestros socios han apostado este año por el girasol, debido a la escasez de lluvias al ser un cultivo que requiere poca agua. Así, la producción para esta oleaginosa sigue en ascenso, consiguiendo 973,5 Tm, cantidad que representa un incremento del 10,5% con respecto al ejercicio anterior. Como novedad este año destacamos la colza, un cultivo de invierno con la que se han recogido 116,7 Tm.

Inversiones realizadas

Durante el año 2011 se han llevado a cabo diversas mejoras internas en la cooperativa, algunas de ellas saltan a la vista puesto que han supuesto la mejora de las instalaciones, como la creación de las nuevas oficinas de la Cooperativa, inauguradas a principios de 2012. Otras mejoras han consistido en el asfaltado, acondicionamiento, señalización y pintura de las calles del recinto de la Cooperativa con un plan de circulación. Se han instalado cámaras de seguridad para tener un registro de la actividad en la cooperativa, en caso de que puedan producirse robos. También se ha colocado una sonda de medición para las materias primas en la sociedad, que se encuentra junto a las dos nuevas básculas, que también cuenta con una ubicación más céntrica. Las naves han sido saneadas en cuanto al suelo y reparadas para evitar fugas o permeabilidad y no dañar el producto. En la gasolinera se han instalado cajeros automáticos, que permiten repostar combutible las 24 horas a través de una tarjeta bancaria. Todas las inversiones realizadas han llevado consigo un mejor funcionamiento global de la Cooperativa y, en definitiva, un mejor servicio para el socio.

 

Para más información lea el reportaje completo en la Revista N10