Técnicos de la Cooperativa asisten a “Les Culturales”, una de las ferias más importantes del sector agrícola en Francia

Conocer las últimas técnicas en los cultivos de cereal de invierno, analizar la eficiencia de los medios de producción y estudiar los sistemas más innovadores, en el control de malas hierbas y enfermedades, así como testar las nuevas variedades y técnicas de fertilización, son los objetivos en los que se ha centrado “Les Culturales”; se trata de una feria bienal dedicada a promover los intercambios entre productores y técnicos de los institutos, empresas dedicadas al desarrollo agrícola, distribución y agro-alimentación a nivel europeo. José Luís Caudevilla, ingeniero agrícola de Cooperativa Virgen de la Oliva, ha asistido al evento junto con un grupo de técnicos de diversas cooperativas españolas en un viaje patrocinado por Bayer. Además de intercambiar experiencias e innovaciones en el sector de los cereales de invierno, Caudevilla ha destacado las soluciones de mejora de la eficiencia técnica y económica de los insumos que se han visto en los campos de ensayo observados dentro de la misma feria, así como los nuevos modos de ahorro de energia. Desde hace más de 20 años, “Les Culturales” ha permitido a los productores enriquecer sus conocimientos acerca de la producción y procesamiento de cultivos a gran escala, así como encontrar soluciones operativas, técnicas y económicas para sus explotaciones. La cita de este año ha tenido lugar en Boutervilliers, al sudoeste de París, los días 5 y 6 de junio de 2013.

Antonio_Catón_Vázquez

Antonio Catón Vázquez, Director de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias: “Produce calidad y deja a otro profesional que lo venda”

¿En qué debemos fijarnos a la hora de decidir qué cultivar?

Nos guiamos por aspectos tan frágiles a la hora de sembrar cereal como averiguar qué hace el vecino, y si después de muchas consultas vemos que todos los consultados ponen maíz, nosotros también pondremos maíz, porque tal vez ha sido un buen año y se ha pagado a buen precio. Pero si todos hacemos lo mismo habrá más producto y su precio será más bajo al año siguiente. La mejor apuesta a la hora de escoger qué cultivar debe basarse en averiguar cuáles son las necesidades de consumo, en lugar de intentar saber cómo funciona el mercado. Si nos movemos sólo en base a la experiencia del año anterior podemos equivocarnos mucho, ya que debemos analizar algo mucho más amplio y hacer un estudio completo de porqué se ha comportado el mercado de una determinada manera y que puede cambiar totalmente de una campaña a otra.

¿Por qué insistimos en vender nosotros mismos?

Es una tradición de toda la vida. Antaño, las transacciones incluso se realizaban en los bares, donde acudían los comerciales y los agricultores para negociar. La venta implica un valor que incluso puede ser emocional, porque el productor ha realizado un gran proceso y al final quiere controlar también el último paso, para darle el mayor valor a algo a lo que le ha dedicado tiempo, esfuerzo y dinero. Pero las cosas han cambiado mucho y hoy debemos conocer perfectamente cómo funciona el mercado. El máximo margen de venta me lo va a ganar el mercado, por eso debe hacerlo un profesional. Así que la mejor opción para ello es dejar que cada uno haga su trabajo.

¿Dónde están esos profesionales?

En las cooperativas, donde hay profesionales muy preparados para negociar en los mercados y pueden ejercer la fuerza del grupo. Los argumentos del agricultor para ir por cuenta libre son que la cooperativa no lo hace bien (juicio peligroso si no se sabe realmente cómo funciona ese mercado hoy en día), que yo podría vender mejor, o que a mí me pagan mejor directamente que mediante la cooperativa. Cuidado con esa acción, porque de este modo voy en contra de los intereses de todos y me engaño a mí mismo, ya que el comprador puede tentarme con un precio gancho con el que atraer a otros agricultores y de este modo la cooperativa no tenga tanta fuerza, con lo que al final perdemos todos.

Las cooperativas realizan muy bien su trabajo y es donde todos se fijan porque es donde más volumen se comercializa; pero si los compradores deciden tentar a los agricultores con precios “chollo” que no lo son es cuando ponemos en tela de juicio su labor.

Realmente, ¿cómo certifica el agricultor que le van a pagar mejor si va por su cuenta?

Esa es una cuestión importante. Cuando se pacta por libre un precio no valoramos que el proveedor nos va a pagar a 3 o 6 meses cuando la cooperativa me lo abona en varias semanas. Además, el comprador pueden aplicarme descuentos en el pago por suciedad, humedad, transporte, etc, que no se contemplan en ese precio fijado, con lo que hay que tenerlo presente a la hora de analizar si realmente hemos hecho una negociación tan provechosa.

¿Por qué es entonces tan típica esta situación?

Las cooperativas realizan muy bien su trabajo y es donde todos se fijan porque es donde más volumen se comercializa; pero si los compradores deciden tentar a los agricultores con precios “chollo” que no lo son es cuando ponemos en tela de juicio su labor. Ese doble juego lo hacen los compradores para dividir y conseguir mejores precios de compra y menor presión. Así que cuidado con lo barato porque sale caro.

¿Cómo podemos saber el precio de nuestro producto?

Lo mejor es siempre confiar en los profesionales de la venta, ya que manejan perfectamente los movimientos de compra- venta, que son complicados puesto que no son ni todos los precios pico ni todos los precios base, y se marcan en dólares, moneda que fluctúa muchísimo con respecto al euro. No es fácil poder definir cuál es el precio del mercado, puesto que el precio del cereal que se facilita en los medios no es el precio al que se vende en aquel momento, sino la referencia que se ha seguido en el mercado y un indicador bursátil. Hay que tener cuidado con esto porque los productores acostumbran a pensar que ese es el precio al cual conseguirán vender ellos por libre a un tercero o que eso será lo que les tendrá que pagar el comprador, y no es así.

¿Qué cambios debe realizar el campo para ser más competitivo?

Hoy contamos con herramientas, maquinaria y fertilizantes de los que no disponían los agricultores hace 100 años y hay que aprovecharse de esta gran ventaja. Además, los sistemas de trabajo se han modernizado y es posible ser altamente profesional, pensando que dirigimos un negocio como cualquier otro. Los productores deben dedicarse a lo que mejor saben hacer, que es producir, y permitir que sean los comerciales quienes comercien, los transportistas quienes lleven sus cosechas y los técnicos quienes controlen sus campos. Pero si en lugar de eso intentamos hacerlo todo nosotros mismos con pocos medios no obtendremos calidad en el resultado final ni tampoco seremos competitivos en un mercado muy exigente. Sino, está diluyendo la comercialización y perdiendo oportunidades por no administrar las tareas y delegar oportunamente. Lo que necesita el campo es que el agricultor cuide el campo, evite la erosión con buenas prácticas, se interese por nuevas técnicas de cultivo, utilice las variedades que dan más rendimiento y apoye a la investigación.

¿Cómo podemos mejorar la calidad del producto?

Lo que tenemos que hacer es aplicar buenos sistemas y mimar toda la producción, usando semilla certificada, que es la garantía de lo que vamos a vender. A menudo decidimos pagar menos por una semilla que no cuenta con esa garantía y pagamos las consecuencias, ya que pensamos que va a dar unos beneficios que no acaban resultando porque tal vez haya pasado mucho tiempo en un almacén y sus cualidades se han deteriorado, al ser un producto perecedero.

El campo debe basarse totalmente en la investigación porque es la clave para incrementar el rendimiento en las cosechas y optimizar los recursos, y la investigación hay que pagarla. A menudo no nos damos cuenta de lo que perdemos por no invertir más en avances.

Hablamos de sostenibilidad y de I+D+i. ¿Hasta qué punto es necesaria en el campo?

El campo debe basarse totalmente en la investigación porque es la clave para incrementar el rendimiento en las cosechas y optimizar los recursos, y la investigación hay que pagarla. A menudo no nos damos cuenta de lo que perdemos por no invertir más en avances. Es importante recibir ayuda de la PAC, pero no debe de ser el único foco de atención, puesto que podemos estar descuidando otros aspectos tanto o más interesantes que nos pueden hacer perder muchísimo más dinero sin percatarnos de ello. Debemos prestar atención a la renta que recibimos vía PAC pero también al beneficio que obtendremos a través de los mercados, que será mejor cuando mejor sea la calidad de nuestro producto. Aplicar las últimas tecnologías en investigación, desarrollo y mejora genética. Esas deben ser las claves para una agricultura próspera.


Perfil de Antonio Catón Vázquez

Antonio_Catón_Vázquez

Antonio_Catón_Vázquez

Zapatero a tus zapatos. Esta sería la moraleja fundamental del discurso de Antonio Catón, uno de los ponentes más esperados de las Jornadas Rentabilidad y Futuro dedicados al maíz que tuvo lugar en Ejea de los Caballeros a principios de junio. Es necesario apostar por la innovación en el campo y cultivar semilla certificada, puesto que es la garantía de calidad que demanda el mercado. Catón es director de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro- Alimentarias de España y conoce muy de cerca la realidad del mundo cooperativo, que defiende como valor esencial en un mercado competitivo cuya estrategia es dividir a los agricultores para reducir precisamente la fuerza de las sociedades agrarias a la hora de comercializar. Ingeniero agrónomo y apasionado del campo, Catón insiste en que si en lugar de que los productores intentasen vender cada uno por su cuenta, todos se uniesen con una sola voz o representante, ganarían más ventajas a nivel particular, al ser un grupo más grande y con más capacidad de presión. Cuando un productor intenta vender por su cuenta se hace la competencia él solo, ya que pierde el poder de negociación que tendría con el grupo.

maíz y otros cultivos en Cinco Villas

Maíz: El difícil equilibrio entre las expectativas y los consumos

 

Antonio Catón, Director de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias

 

Los indicadores de cosecha lanzan previsiones halagüeñas en el hemisferio norte, a pesar de las incidencias meteorológicas. Con el empujón de los resultados finales en América del Sur, se espera una gran producción mundial, que recuperará existencias finales, otro elemento que tranquilizará al mercado y hará realidad el aumento de la demanda, acompañada de caída de precios. En definitiva, se originará más consumo, en un entorno de mayores intercambios comerciales globales. Aun con estas buenas perspectivas, el balance 2012/13 sigue estando muy tenso y el autor del análisis del sector recuerda que hasta que el grano no está en el granero, en el campo es hierba.

 

A pesar de un retraso en las siembras, la producción mundial de maíz en 2013, se estima en un nuevo máximo histórico de 939 millones de toneladas, cifra record que fulmina la anterior máxima producción de la campaña 2011/12, que fue de 876 millones de toneladas (Tabla 1). La producción de 2013 supone un incremento respecto a 2012 del 10%. Esta producción descansa sobre una superficie cosechada, también record, en el mundo de 173,8 millones de hectáreas, con subida de superficie en los principales países productores (Estados Unidos, China y México), que compensan, más que de sobra, con los recortes esperados en Argentina, Canadá y Rusia. Estos datos, esperados, si el tiempo acompaña, harán que tengamos en el mundo un rendimiento medio de 5,4 t/ha.

 

Inquietud en Estados Unidos

 

En el mayor productor mundial de maíz y en el que su producción es el termómetro del mercado, las siembras se han visto retrasadas por el tiempo frío y húmedo poco propio, pero las estimaciones que su Ministerio de Agricultura (USDA) dio a finales de marzo sobre la intención de siembra, aportaban una subida de la superficie, aunque no muy grande, respecto a 2012/13, del 3%, para situarse en torno a 36,5 millones de hectáreas. Ahora, la gran incógnita que tiene al sector, en constante vigilia, es si con el retraso de las siembras, se alcanzaran los rendimientos esperados para alcanzar la estimación de récord de producción, con 369 millones de toneladas.

 

UE: la adversidad no escatima buenos augurios

 

El clima tampoco ha acompañado a la Unión Europea (UE)-28. El frío ha retrasado también la siembra en Francia e Italia, mientras que en España y el sureste de la UE, los culpables han sido las lluvias. La superficie de maíz será de alrededor de 9,6 millones de hectáreas, sin cambios respecto al año a la pasada campaña, pero si es posible que haya algún incremento en Francia, Hungría y Rumania que compensaran las caídas de otros países, como Polonia.

A pesar del contratiempo del frio y las lluvias, se esperan unos buenos rendimientos 6,9 t/ha, superando los de la pasada campaña, de 6,0 t/ha. Por lo tanto de continuar el buen momento del ciclo del maíz, la previsión de producción en la UE será 65,8 millones de toneladas que representará, de cumplirse la previsión, un incremento del 17%.

Otro importante país productor y exportador mundial de maíz es Ucrania, país al que se le estima una superficie récord de 4,4 millones de hectáreas, que con una predicción de producirse 21 millones de toneladas. El consumo creciente de maíz en China también provoca un aumento histórico de su superficie hasta los 35,5 millones de hectáreas, que pueden llegar a producir 210 millones de toneladas.

 

El consumo camino de récord, las existencias se recuperan

 

También habrá record en el consumo mundial de maíz, las primeras estimaciones hablan ya de 912 millones de toneladas, un crecimiento del 6%. Pero cuidado, esta estimación se hace considerando que los datos de producción estimados serán correctos, por lo que la enorme oferta hará posible mayores crecimientos en la demanda de carne, en la demanda de almidón por el descenso de los precios. El consumo total de maíz pienso se estima en 524 millones de toneladas.

Viendo que hemos tenido un crecimiento del consumo y de confirmarse los datos de producción, otro elemento que tranquilizará al mercado y hará posible la mayor demanda acompañada de caída de precios es el de la recuperación de las existencias finales que se estiman en 143 millones de toneladas (Gráfico 1). El incremento de las existencias será de 26 millones de toneladas casi el 23%.

Lo importante de esta cifra es que se espera que se incrementen, duplicándose, las existencias de los principales país exportadores, hasta 58,3 millones de toneladas, cifra interesante si tenemos en cuenta que la media de los últimos cinco años ha sido de 41,2 millones de toneladas. Otro dato que aliviará la tensión en el mercado es que el dato de días de consumo de las existencias, no paraba de bajar desde la campaña 2008/09.

 

Protagonistas en el comercio internacional

 

Más superficie, más producción, con menor precio que originará más consumo, darán pie a un mayor comercio internacional, la estimación que en estos momentos se hace es de un crecimiento de los intercambios mundiales del 5 %, hasta 98 millones de toneladas.

La mayor producción esperada en Ucrania hace previsible que este país tenga un importante protagonismo en las exportaciones mundiales, otro país protagonista de la próxima campaña, pero como importador, será China, que a pesar de una buena estimación de cosecha, se espera que incrementen sus importaciones de maíz hasta los 7 millones de toneladas.

 

Excelente campaña en el hemisferio sur

 

En la recta final de la campaña 2012/213 en el hemisferio norte, cuando todo el mundo está poniendo ya los ojos en la abundante cosecha 2013, estamos cerrando las excelentes cifras finales de la cosecha del hemisferio sur, con cosechas récord en Brasil y Argentina.

Este buen dato en Sudamérica está sirviendo para enfriar más una campaña que solo piensa en los buenos datos de la cosecha del hemisferio norte, aportando una oferta que enlazara con la nueva cosecha, por lo que podemos casi afirmar que ya podemos olvidarnos del mal dato que nos dejó la sequía, que redujo la producción un 3% hasta 851 millones de toneladas.

En Brasil, donde una estación de lluvias más larga está favoreciendo la segunda cosecha, la producción esperada en estos momentos es de una cifra récord: 76 millones de toneladas. En Argentina, finalizando también su cosecha, sobre una superficie que había caído cerca de un 8%, se prevé una producción de 25,5 millones de toneladas, un 21 % superior a la de la pasada campaña, también cifra récord.

Las existencias finales de esta campaña 2012/13 se situarán en niveles históricamente bajos.

 

La alta dependencia de España

 

Un cultivo ligado al regadío y con un consumo muy deficitario, la producción en 2012 ha sido de 3,8 millones de toneladas, lo que ha supuesto un incremento del 4,35 % respecto a 2011 (Tabla 2). Para España conocer la oferta mundial de maíz es muy necesaria, debido a que es el cereal que más necesita importar de todos los que consume, en lo que llevamos de campaña España ha importado ya, de países de fuera de la UE, mas de 3,5 millones de toneladas, como vemos en el Gráfico 2. Francia es el principal abastecedor de nuestras necesidades, las importaciones totales de de esta campaña, entre la UE y los países terceros, superarán los 4 millones de toneladas.

El sector que consume más maíz es el de los piensos y su consumo. Como el de todas las materias primas está muy ligado a las cotizaciones y a la competencia entre ellas.

 

Previsiones de mercado

 

A pesar de las buenas expectativas de la cosecha 2013 y del buen resultado de la cosecha de América del Sur, el balance 2012/13 mundial sigue estando muy tenso, y hay que recordar, que hasta que el grano no está en el granero, en el campo es hierba.

En esta situación tenemos que el mercado no es diferente en España ni en la UE, con balance tenso y con importantes importaciones brasileñas previstas para el verano. Es este el motivo que permite que los precios en la UE, no bajen mucho más y que las existencias finales de esta campaña, la 2012/13, sean bajas.

Por lo tanto, el maíz está muy enganchado a un buen desarrollo del clima y que este acompañe, porque de no ser así, a los precios les crecerían cosas parecidas a unas alas, pero recuerda también que la cosecha de América del Sur está siendo excelente, por lo que el recorte en las alas está garantizándose.

Para la nueva campaña, la 2013/14, en la UE-28 se esperan más de 66 Mt, un crecimiento de 9 Mt, respecto de la cosecha 2012, lo que originará unas menores importaciones y un aumento de las exportaciones, sobre todo de maíz de países del Este de la UE, que presentarán precios muy competitivos. La demanda de maíz irá a la baja, por lo que con más cosecha y menos demanda, no compensada con las exportaciones, es previsible un incremento de las existencias finales.

Otra vez el recurso a los balances y en esta campaña que viene, la 2013/214, tendremos que hacer un seguimiento de los balances del Este, no vaya a ser que se pasen en exportaciones y se queden deficitarios, por lo que si llegara a esta situación, los precios se recuperarían algo.

Se espera una gran producción mundial, que recuperará existencias y un aumento de la demanda. Por lo que la evolución de los precios estará muy ligada a que esto sea cierto. Cualquier problema climático que afecte a las cosechas esperadas frenará la tendencia bajista.

 

Para más información sobre este artículo vea la Revista N12

Efectos del hongo Oidium en el trigo

Campaña problemática en cuanto a enfermedades

Este año hemos soportado una campaña de cereal con graves problemas por hongos debido a las altas precipitaciones que han propiciado una situación de alta humedad. Además del ya conocido Oidium que solemos padecer en el cultivo del trigo, cabe destacar el importante ataque de Rhynchosporium que hemos padecido en el cultivo de la cebada; ambos nos han llevado a realizar tratamientos generalizados tanto en secano como en regadío para contrarrestar los efectos perjudiciales contra el cultivo y, por tanto, su reducción de la producción. Por ello desde el departamento técnico de la Cooperativa se recomienda a la hora de sembrar utilizar semilla certificada, variedades resistentes o tolerantes y vigilar el desarrollo del cultivo para controlar los problemas lo antes posible.