Servicio de tratamientos fitosanitarios

Servicio de tratamientos fitosanitarios

Se retoma el servicio de tratamiento fitosanitario para los socios de la Cooperativa mediante equipos especializados. Gracias a un acuerdo con las empresas Garcia Les, s.l. y Agrogisa nuestros agricultores pueden contar con maquinaria de alta tecnología que incorpora todos los avances del mercado a la hora de realizar tratamientos en sus fincas con el fin de cumplir con los requisitos exigidos por la nueva normativa de Uso Sostenible de fitosanitarios y contando con las máximas garantías de calidad y seguridad con tarifas asequibles. El servicio ha empezado a realizarse durante este verano con un unimog, y en breve contaremos con dos máquinas de este tipo, además de un vehículo tipo “zancudo ” de alto rendimiento y un vehículo tractor, con los que poder realizar todo tipo de trabajos adaptados a las necesidades de cada finca y cultivo. La iniciativa ha tenido una buena acogida por parte de nuestros socios, puesto que el servicio de tratamientos fitosanitarios es imprescindible para el campo. Nuestra entidad amplia de este modo la gama de servicios para los socios, facilitando que los agricultores consigan un ahorro en tiempo a la hora de buscar la maquinaria apropiada que realice el trabajo correctamente, además de constituir un servicio de calidad que cuenta con la confianza de ser de la Cooperativa.

joaquin_capistros

Joaquín Capistros, Director gerente de AEFA “La alfalfa puede ser más rentable que el maíz”

¿Qué diferencia en los mercados la venta de alfalfa deshidratada de la tradicional?

Una serie de aspectos, no solo nutricionales, sino que hay que sumar, la homogeneidad, que además le da estabilidad y conservación a largo plazo; la mayor densidad de la paca que hace que un contenedor lleve 24 Tm en vez de 17 Tm; y el haber pasado por un proceso industrial, que da mayores garantías de trazabilidad y seguridad alimentaria.

¿Por qué es mejor? ¿Qué cualidades tiene la alfalfa deshidratada?

Además de las mencionadas, es una materia prima que se recoge con humedad de campo entorno al 30%, se deja en industria al 12-14% y se fabrican partidas homogéneas. Esto no puede hacerse en la alfalfa en rama, por lo que el resultado final para el ganadero, es una mayor calidad y rendimiento en su ganado.

En Cooperativa Virgen de la Oliva este producto ha adquirido un importante peso, siendo la alfalfa deshidratada uno de los mayores cultivos en cuanto a producción, con cifras que en esta campaña pueden estar entorno a una producción de 40.000 Tm.

¿Qué ofrece nuestro país para ser el objetivo en cuanto a producción de los países árabes?

El disponer de una alfalfa industrializada que casi ningún país del mundo dispone, que le permite al comprador además de las citadas de calidad, un suministro regularizado, y todo ello favorecido por una muy buena capacidad logística (autopistas, contenedores, navieras etc); lo que ha hecho que seamos en la actualidad el 2º exportador mundial tras EE.UU.

¿Qué posición ocupa España dentro del sector de la alfalfa?

En 1994, adelantamos en producción a Francia y desde entonces somos el número 1 en producción europea, duplicando a los franceses. Desde el prisma de la exportación, somos el 2º a nivel mundial con 1.122.000 Tm en 2012.

¿Y la Comarca de Cinco Villas?

Las Cinco Villas es, con ventaja, la Comarca de España con mayor producción de alfalfa deshidratada, con cerca de 250.000 Tm, lo que representa aproximadamente el 30% de la producción de Aragón, y cuenta con 7 industrias deshidratadoras. En la propia Cooperativa Virgen de la Oliva este producto ha adquirido un importante peso, siendo la alfalfa deshidratada uno de los mayores cultivos en cuanto a producción, con cifras que en esta campaña pueden estar entorno a una producción de 40.000 Tm.

¿Qué ideas propone para sacar el máximo partido de este cultivo?

La primera, como para todos los cultivos, es tratar de hacer lo mejor posible todas las labores agrícolas y luego se debería investigar en nuevas variedades, ya que desde hace décadas casi todo en España procede del ecotipo Aragón, mientras que en los países de mayor producción como EE.UU. y Argentina, investigan mucho; siembran numerosas variedades y consiguen alfalfa de mayor rendimiento en kilos y en proteína. Si ponemos el ejemplo comparativo con el maíz, hace 25 años una buena alfalfa producía 15.000 kg/ha y un buen maíz 9.000 kg/ha; en la actualidad la alfalfa sigue con igual rendimiento y el maíz puede superar los 15.000 kg/ha.

Hace 25 años una buena alfalfa producía 15.000 kg/ha y un buen maíz 9.000 kg/ha; en la actualidad la alfalfa sigue con igual rendimiento y el maíz puede superar los 15.000 kg/ha

¿Por qué es rentable para el agricultor el cultivo de la alfalfa deshidratada?

La primera razón es que debe ser rentable por el precio. Pero a ello hay que sumarle que se hace un contrato a inicio de campaña con precio fijado; en 5 años no tienes que mover la tierra, no tiene casi riesgos climáticos y además mejora la estructura y enriquece la tierra; en resumen, que si conseguimos que sea tan rentable ahora como lo es el maíz, nos aportará en la rotación una serie de ventajas que no disponen otros cultivos extensivos.

¿Por qué es un cultivo tan extendido en Cinco Villas?

Primero porque compite en rentabilidad con el maíz y en segundo lugar se adapta muy bien al ph básico de la tierra. Además, el agricultor la conoce desde hace muchas décadas y es el cultivo idóneo en las rotaciones.

Además de ser rentable es también sostenible y contribuye a la mejora del medio ambiente, ¿cierto?

Con las demandas medioambientales de la sociedad de hoy día, solo este aspecto debería ser razón suficiente como para mantenerla siempre en la rotación. Ningún otro cultivo extensivo tiene las ventajas con las que cuenta éste, como que disminuye la erosión de la tierra; no contamina aguas subterráneas por no necesitar nitratos; fija casi 9000 kg de CO2/ha/año entre suelo, raíces y parte aérea; contribuye a la biodiversidad, sirve en el Valle del Ebro de cobijo, cría y alimento para 117 especies de aves y Mantiene el paisaje siempre verde.

En cuanto a la PAC, ¿qué modificaciones se prevén para este cultivo en la nueva reforma y en qué medida afectan al agricultor?

En el sector estamos convencidos que los tres objetivos que fija la nueva PAC, los cumplimos: producción de alimentos viables; gestión sostenible de los recursos naturales y la acción del clima, además de contribuir a un desarrollo territorial equilibrado. En este sentido, se está trabajando en dos líneas: una, que sea suficiente este cultivo para justificar el cobro del greening en la nueva PAC, y otra, que la alfalfa entre a formar parte del apoyo de ayudas acopladas que cobraría el agricultor por las razones indicadas. De conseguir estos objetivos, a buen seguro será un importante acicate para el impulso a una mayor implantación de la alfalfa.

¿Qué pide la demanda del mercado en cuanto a calidad?

Depende de a qué tipo de ganadería vaya destinado el producto. Las ganaderías de producción de leche (vaca, oveja, cabra), tanto aquí como en países a los que exportamos, como Arabia Saudita, demandan una alfalfa de la máxima calidad, verde, sin hierba y con proteína entorno al 18%, entre otros requisitos. Otro tipo de ganaderías, como la dedicada a la oveja de mantenimiento o en el caso de la demanda desde Emiratos Árabes Unidos, donde mucha se destina a la alimentación de camellos, no se es tan exigente, ni en la proteína, ni en la presencia de un bajo porcentaje de otras hierbas.

¿Hacia qué futuro se encamina este cultivo? Estamos convencidos que el sector presenta un futuro favorable, por varias razones; una de ellas es que contamos con numerosas ventajas en el sector español como clima, agua, suelo, cultura, industria, logística; todas ellas son muy beneficiosas para el desarrollo del cultivo y es muy difícil encontrarlas en otros países en su conjunto. Se suma una demanda que cada año no deja stock, básicamente para una exportación que cada vez pide más en la zona de Oriente Medio, y a la que se puede sumar en un corto plazo de tiempo China como potencial cliente. Es razonable pensar que si sabemos producir (cosa que sí) y hay demanda para vender todo cada campaña, el futuro está garantizado; si bien será como siempre a un precio u otro, dependiendo del mercado, ya que vamos a remolque de los precios de las materias primas agrarias a nivel mundial. Pero siguiendo por una línea que apuesta por una gran producción y ésta es de calidad el porvenir está asegurado.

 


Perfil de Joaquin Capistros

JOAQUIN_CAPISTROS_AEFA

JOAQUIN_CAPISTROS_AEFA

Joaquin Capistros dirige AEFA, la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada, producto del cual comenta que es altamente rentable y que aún puede dar mucho más de sí, comparándolo con la producción de maíz; señala Capistros que destaca por su sostenibilidad y contribución al medio ambiente, además de contar con un sencillo manejo, mejorar la estructura de la tierra y enriquecerla, siendo un cultivo idóneo para las rotaciones. Ningún otro cultivo extensivo tiene las ventajas con las que cuenta éste, comenta este ingeniero agrónomo oscense, quien acumula una amplísima trayectoria que le avala como uno de los mejores conocedores de la alfalfa deshidratada en nuestro país, destacando que España es una importante potencia productora a nivel mundial.

Aragón es la segunda Comunidad Autónoma en producción de maíz

Situación y perspectivas del sector del maíz en Aragón

[EL MANTENIMIENTO DE LA COYUNTURA DE PRECIOS FAVORECE SU EXPANSIÓN]

Jesús Nogués. Director General de Producción Agraria. Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón

 

Alternativa intensiva de elevadas producciones en esta Comunidad Autónoma, el maíz muestra una elevada rentabilidad en sistemas de regadío presurizados y con unos niveles de radiación solar e integral térmica elevados, con producciones medias de 12 toneladas/hectárea de grano. Los avances en biotecnología que viene aplicándose en este cultivo, que aportan soluciones tanto a plagas como a la presencia de malas hierbas.

 

Coyuntura del cultivo 

En la compleja situación financiera en la que nos hallamos inmersos, el sector agrario se está comportando de manera más sólida que el resto de sectores que conforman el tejido productivo. No se trata únicamente de una percepción retórica, sino que así lo atestiguan las cifras objetivas procedentes del cálculo anual de las macromagnitudes agrarias.

Así, en Aragón, el beneficio neto de las explotaciones, en términos estadísticos de “renta agraria”, experimentó un incremento de un 5,6% en la campaña 2011 respecto de la 2010 y, en la última campaña 2012, y pese a la importante sequía sufrida que afectó tanto al secano como al regadío, dicha cifra volvió a incrementarse en un 2,4%.

Históricamente, en ciclos de crisis económica profunda como en el que nos hallamos, se ha producido una revalorización de las materias primas más básicas para la sociedad, como es el caso de los alimentos, debido a que son productos de primera necesidad, con demanda básicamente inelástica y, por tanto, ligados a una economía real con menor riesgo para cualquier tipo de inversiones.

En adición a lo anterior, no debe olvidarse que nos hallamos inmersos en lo que la FAO ha venido en denominar el “desafío alimentario”, ligado al escenario actual en el que significativos estratos de población de regiones altamente pobladas han ido incrementando su nivel de riqueza y, consecuentemente, modificando sus hábitos alimentarios hacia una dieta más “occidental”, conduciendo a una mayor demanda global de materias primas alimentarias.

En definitiva y desde el año 2007, con fluctuaciones importantes, nos hallamos en una dinámica de precios elevados de los cereales, que resultan en una reorientación de las producciones de los agricultores hacia esa demanda creciente del mercado. Obviamente, el cultivo del maíz, en cuanto a que se trata en nuestras condiciones de una alternativa intensiva de elevadas producciones, se está viendo influido significativamente por el referido escenario.

 

Algunas cuestiones ligadas a la producción en Aragón

A nivel de España, Aragón es la segunda Comunidad Autónoma en producción de maíz, alcanzando el 21% de toda la producción estatal. En el año 2011 se sembraron 71.300 hectáreas, mientras que en 2012, y debido a los problemas de dotación hídrica de nuestros grandes sistemas de regadío afectados por la sequía, dicha cifra se redujo hasta las 60.750 hectáreas.

En definitiva, se trata de un cultivo muy significativo y con buena proyección futura en esta Comunidad Autónoma, dado que muestra una elevada rentabilidad en sistemas de regadío presurizados y con unos niveles de radiación solar e integral térmica elevados, con producciones medias de 12 toneladas/hectárea de grano.

En adición, es un cultivo que se adapta bien, en nuestras condiciones, a la dinámica de dobles cosechas, siendo ésta una práctica cada vez más común. A modo de ejemplo, en el pasado año 2012 y pese a las restricciones hídricas, la buena gestión que se hizo del agua disponible por las Comunidades Generales de Regantes, permitió que de las 60.750 hectáreas de cultivo, 5.380 lo fueran en segunda cosecha.

Indicar, finalmente, que si bien la tecnología de riego aspersión es la más extendida en este cultivo, siendo que supone una elevada eficiencia tanto hídrica como de uso de fertilizantes, en los últimos años se está empezando a evaluar sobre el terreno el riego por goteo, tanto en superficie como enterrado, que mejoraría la ya buena situación actual en cuanto eficiencia en el uso del agua y de fertilizantes así como la rentabilidad para el agricultor generando, además, una menor afección ambiental de este agrosistema intensivo.

También deben destacarse en ese mismo sentido, los avances en biotecnología que viene aplicándose en este cultivo, que aportan soluciones tanto a plagas como a la presencia de malas hierbas.

 

Transformación y generación de valor añadido

Además de la producción es fundamental, en términos de vertebración territorial y de fijación de valor añadido sobre el territorio, la transformación de la producción. En Aragón, el 60% de la Producción Final Agraria procede de la ganadería, siendo sus principales sectores el porcino, con 9,9 millones de cabezas en la pasada campaña, seguido por el bovino de cebo, pollos cebados y gallinas ponedoras. Este potente sector ganadero, en gran medida, condiciona el destino de la producción del cereal en general y del maíz en particular.

Según un estudio elaborado por el Servicio de Planificación y Análisis de esta Administración, en la campaña 2008 con solo 58.400 hectáreas sembradas, Aragón solo produjo el 50% de sus necesidades anuales de maíz. Así, a la producción endógena en esa anualidad, 571.000 toneladas, hubo que añadir otras 575.000 toneladas provenientes de fuera de Aragón. De todo ese volumen, el 64% tuvo como destino la producción de piensos, el 28% a la de amiláceos y el 8% restante a autoconsumo de algunas explotaciones.

En la última campaña, 2012, y considerando únicamente la facturación bruta con precios a la salida de las explotaciones en términos de Producción Final Agraria, este cultivo generó 180 millones de euros en la Comunidad Autónoma, representando el 34% sobre la producción total de cereales. Debe además indicarse que este cultivo de altas producciones en regadío, interacciona de manera muy directa con el otro gran cultivo extensivo del valle medio del Ebro, como es la alfalfa, con una extensión de más de 100.000 hectáreas, una facturación bruta de 203 millones de euros y de clara orientación exportadora.

En definitiva y tal y como atestiguan las cifras descritas, el maíz es ya un cultivo tradicional en los regadíos aragoneses, con una amplia posibilidad de expansión si la coyuntura de precio de los mercados internacionales de cereal se mantiene y no se producen incrementos excesivos en los precios de los insumos requeridos.

 

Para más información sobre este artículo vea la Revista N12