Ángel Miguel Cortés, Gerente de Cooperativa Virgen de la Oliva

“Nuestra ventaja competitiva es que podemos ofrecer a los socios el mejor precio del mercado”

Me llamo Ángel Miguel Cortés. Tengo 62 años y soy el gerente de  Cooperativa Virgen de la Oliva. Nací en Ejea de los Caballeros, una ciudad que me encanta y donde he echado raíces. Me siento realizado en lo profesional, puesto que la Cooperativa y yo hemos crecido de la mano. Todos los proyectos que he visto nacer y crecer han sido importantes y han seguido una línea continuista. Nuestra sociedad ha dado mucho de sí y puede seguir ampliándose, ya que se ha adaptado siempre a las necesidades de los socios.

¿Cómo fueron sus inicios en la Cooperativa?

Empecé en 1971, justo cuando los socios pedían un cambio de orientación en la agricultura. La cooperativa llevaba funcionando 28 años a un buen ritmo pero era momento de apostar por un mayor control en la gestión de los procesos. Por aquel entonces, realizaba labores más administrativas y la gestión era muy diferente ya que los cereales estaban intervenidos y los precios fijados por la administración. Hoy, los procesos de comercialización y compras, así como los sistemas de trabajo, también se tramitan de otro modo. Los servicios que se ofrecen a los socios se han multiplicado, de acuerdo con los nuevos cultivos que los socios han implantado.
Además, contamos con nuevos procesos informatizados que requieren una actualización constante, por lo que hay que mantenerse al día en las nuevas tecnologías. Pero me siento satisfecho, ya que he aprendido mucho de mi trabajo, del cual me siento orgulloso.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

El día a día comporta encontrarse ante situaciones diversas que requieren de una solución, unas veces más inmediata, y otras permite tomar más tiempo para reflexionarlas y hallar la fórmula óptima. Sea como sea, lo ideal es ser ágil y rápido en encontrar la solución adecuada, resolviendo los conflictos que puedan presentarse. Eso me estimula y me anima a seguir trabajando.

¿Cuáles son sus áreas de responsabilidad y su misión en la Cooperativa?

Mi misión en la cooperativa es la gestión de los recursos; es decir, me encargo de supervisar las compras, buscar los mejores mercados donde vender nuestros cereales y de analizar los momentos oportunos para hacerlo. Coordino las tareas del personal administrativo y técnico, además de ser el encargado de las relaciones públicas con los socios, que muchas veces se convierten en amigos dada la mutua confianza que existe entre las partes, y eso sucede cuando el trabajo da buenos resultados y se hace como debe ser.

¿Cómo se lo organiza para controlar tantos campos a la vez?

Delegar tareas técnicas y responsabilidades resulta vital para poder realizar una buena labor de gestión. Ese es un escollo importante con el que se encuentran muchos gerentes, a los que se les hace difícil traspasar tareas porque piensan que sólo ellos pueden hacerlas. En mi caso, confío plenamente en el equipo humano que trabaja en la cooperativa, el cual está altamente preparado para desempeñar sus respectivas funciones y que se adaptan a cualquier cambio; gracias a ellos nuestra imagen es de una cooperativa que ofrece soluciones profesionales y estudiadas a medida.

¿Cuál ha sido el proyecto más importante en el que ha participado como gerente de la cooperativa?

En los casi 40 años que llevo en la cooperativa he visto hacerse realidad muchos proyectos, nacidos de la ilusión y el buen hacer de los diferentes consejos rectores que han pasado por la Cooperativa. Aún así, cabe destacar la puesta en marcha de las instalaciones de deshidratado de alfalfa, que supuso aplicar nuevas tecnologías y dar valor añadido a los forrajes de los socios; la creación de nuevas secciones de secado de arroz y la adquisición de nuevos terrenos y naves industriales en los últimos tiempos ha permitido poder almacenar con seguridad las mercancías sin tener que vender en la cosecha, con la consiguiente repercusión positiva para los precios.

“Confío plenamente en el
equipo humano que trabaja
en la cooperativa, que está
altamente preparado; gracias
a ellos nuestra imagen es de
una cooperativa que ofrece
soluciones profesionales y
estudiadas a medida.”

¿Cómo podría definirse la política de actuación de Virgen de la Oliva?

Ante todo nos definimos por el servicio al socio. En líneas generales, Virgen de la Oliva se ha adaptado siempre a las necesidades de los socios, investigando y buscando nuevas fórmulas que mejorasen el rendimiento de los cultivos y, con ello, también propiciar que las rentas de los socios sean mejores.
¿Qué proyectos que tiene la cooperativa sobre la mesa?

En estos momentos estamos trabajando en la creación de más instalaciones para el secado de maíz tradicional, dada la creciente demanda del mercado, así como en la mejora del flujo de entrada y salida vehículos. Esperamos que pueda realizarse un cambio de ubicación de las básculas y se construyan nuevas oficinas para modernizar las actuales y ofrecer una imagen acorde con la sociedad puntera que somos. A largo plazo estamos estudiando la colaboración con otras cooperativas para conseguir llegar a un mercado más amplio y ofrecer a la vez garantías de continuidad a nuestros socios. En esta línea también estamos planteando la creación y participación en nuevas sociedades que permitan dar un valor añadido a nuestros productos.

¿Qué garantía puede ofrecer hoy Virgen de la Oliva al agricultor?

La cooperativa cuenta con instalaciones preparadas y dispuestas para proveer al agricultor de todo lo que necesite. Prestamos servicios en las áreas que mayoritariamente son más demandadas, solventando cualquier duda que surja al respecto. Pero nuestra ventaja competitiva es que podemos ofrecer a los socios el mejor precio del mercado, mejor aún que si realiza cualquier gestión por su cuenta. Gracias al patrimonio que la Cooperativa ha creado durante sus 67 años de vida, nuestro margen de maniobra es bastante amplio, por lo que podemos llegar a mercados amplios nacionales e internacionales y suministrar a cualquier parte del mundo en el momento del año más oportuno, consiguiendo unos buenos precios.

¿Qué producto es el que mejor se comercializa?

El maíz es nuestro producto estrella. Este año hemos comercializado más de 49.000 toneladas. Es el cereal que mejor sale al mercado y la base de la economía de nuestros socios; da mucho margen en los mercados debido a su rentabilidad en tiempo y recursos, por lo que los socios logran producciones importantes.

¿Hacia qué futuro camina Virgen de la Oliva?

Pensando en el futuro, deberíamos incrementar el volumen de negocio, con integraciones o fusiones, consiguiendo con ello reducir aún más los gastos y aumentar el valor añadido de todo lo que hacemos, ya que al fin y al cabo controlamos todos los procesos que realizamos.

¿Qué consejos podría darle al próximo gerente?
Mi consejo es que trate de dar valor añadido a las producciones de los socios, a la vez que busque y analice las mejores vías por donde la cooperativa pueda trazar su mejor camino, siguiendo el buen ritmo de la sociedad. Espero que quien tome mi relevo se tome un tiempo previo en conocer el estado de las cosas. Es indispensable tomar contacto con la realidad, con el día a día, para saber qué procesos aplicar. Indiscutiblemente, cada persona tiene sus propias ideas y su manera de hacer, pero en gerencia es fundamental el trabajo en equipo y el diálogo, tanto con los compañeros como con los socios y, en especial, con el Consejo Rector, ya que ellos son la representación de la voz de los socios, y escuchar sus argumentos es importante para saber trazar las pautas a seguir.

Y usted, ¿qué tiene pensado hacer cuando se jubile?

Aunque suene extraño, todavía no lo he pensado con detenimiento, aunque imagino que no podré estarme quieto sin hacer nada, ya que he trabajado durante toda la vida y tampoco creo que sea bueno pasar de una actividad importante a quedarme en casa. En todo caso, tengo un buen montón de libros interesantes por leer y una larga lista de ciudades que visitar.

angel-miguel-cortes-cooperativa-ejea

angel-miguel-cortes-cooperativa-ejea

Ángel Miguel ha dedicado todo su tiempo a lograr que la gerencia de Virgen de la Oliva sea ejemplar. Además de su cargo en la sociedad ejeana, Ángel Miguel también es presidente del Grupo de Cooperativas con actividad transformadora de forrajes de la CCAE (Confederacion de Cooperativas Agrarias de España) y miembro de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada. Considera que tener un buen sistema de trabajo es algo imprescindible para hacer que los proyectos se conviertan en una realidad tangible. Admira la honradez y la honestidad en las personas, virtudes que posee sobradamente y que le han hecho merecedor de la amistad que ha cosechado tanto con compañeros como con los propios socios. Ángel mantiene las inquietudes de cuando empezó a trabajar en la cooperativa y quiere seguir igual de activo cuando llegue la jubilación. Para cuando eso suceda, Ángel comenta que tiene un muchos libros interesantes por leer y una larga lista de ciudades que visitar.