mariano_lopez_osanz

Mariano López Osanz, Presidente de Cooperativa Virgen de la Oliva: “Este oficio requiere mucho esfuerzo pero da muchas satisfacciones”

Es necesario sentir la tierra para poder dedicarle toda la atención que requiere, pero el esfuerzo merece la pena porque este es un oficio duro y en muchas ocasiones incierto pero también es muy bonito, agradecido y satisfactorio. En la Cooperativa seguimos adelante con proyectos que nos benefician a todos los socios y nos unen al mismo tiempo como sociedad. Virgen de la Oliva es un importante motor económico y cultural en las Cinco Villas, además de ser un estupendo centro de gestiones que trabaja para obtener más rentabilidad en las negociaciones y constituirse como interlocutor ante la Administración. Ese es el valor que debemos mostrar a las nuevas generaciones, para que sigan confiando en la Cooperativa, puesto que Virgen de la Oliva somos todos.


Por qué decidió ser agricultor?
Porque es lo que he visto y he vivido desde pequeño y es lo que más me gusta hacer. Esta profesión es dura e implica muchos sacrificios. No hay nada que sea fácil y hay que esforzarse cada día por ir a más, pensando en positivo. La agricultura es una profesión completamente vocacional, ya que es necesario sentir la tierra para poder dedicarle toda la atención que requiere. Pero al fin y al cabo, lo que le das a la naturaleza ella te lo acaba devolviendo.

¿Compensa esa dedicación?

Por supuesto que compensa, mi trabajo con mi pequeña empresa no solo me ha permitido salir adelante y labrar un futuro para mi familia sino que, con el tiempo, me ha traído muchas satisfacciones y alegrías al ver la respuesta y confianza que la gente ha depositado en mí a lo largo de estos años.

 “Es necesario que el recrecimiento del pantano sea una realidad, puesto que nuestros cultivos se resienten si no hay agua para regar y la necesidad del agua es urgente”

¿Cuál es su programa para la Cooperativa?

Nuestra misión es defender lo mejor posible la rentabilidad del socio, por lo que debemos ser lo más competitivos posibles tanto comprando materias primas como en la venta del producto que entrega el socio. Nuestro objetivo en último término es satisfacer las necesidades de los socios, por eso seguimos adelante con los proyectos iniciados por el equipo anterior al tiempo que proponemos otros nuevos que sobretodo pasan por aplicar la investigación, el desarrollo y la innovación al campo (I+D+i), probando nuevos cultivos o realizando variaciones sobre los ya existentes, para conseguir mayor y mejor producción. Esto debe hacerse con el rigor, trabajo, transparencia y humildad que caracteriza a la sociedad, puesto que la misión de Virgen de la Oliva es esforzarnos para conseguir objetivos comunes, que beneficien a los socios, porque nuestro valor es ser grupo. Aquí no valen los intereses individualistas; hay que pensar en general y en global para mejorar lo local.

¿Cómo transmiten estos proyectos a los socios?

A través de reuniones periódicas, la web y la revista. Tenemos varias vías de comunicación directa con los socios, que son fundamentales para que tenga conocimiento de todo lo que sucede en torno a la Cooperativa. Estos son nuestros canales oficiales, que deben combatir los rumores que no benefician a nadie, ya que no están fundamentados y sólo contribuyen a crear alarmas que en muchos casos son falsas. Por eso vamos a seguir empleándonos a fondo para continuar y si cabe mejorar la comunicación con nuestros socios, ya que contamos con su confianza plena y eso nos hace ser cada vez más competitivos.

¿Qué supone la Cooperativa para la economía de Ejea?

Según datos del Informe Económico de Aragón en 2009, el porcentaje de población que se dedica a la agricultura en nuestra comarca es del 24,2%, cifra que representa a 2.617 personas sobre un total de 10.773 inscritas en la seguridad social. Además, del año 2000 al 2007 la economía de Cinco Villas creció un 50%, y dentro de ese crecimiento está incluido el sector agrícola. Con todo, Virgen de la Oliva representa a más de 2500 socios en la comarca de las Cinco Villas y se constituye como un auténtico motor económico, pero también empresarial al contribuir al mantenimiento del tejido empresarial. Nuestra aportación también es a nivel social, puesto que la Cooperativa ayuda a fijar población por el empleo que origina. Además, apoya al socio puesto que intercede entre él y los mercados y la administración para conseguir los mejores precios en un caso e insiste en que se cumplan sus necesidades administrativas por otro.

¿Cuáles son las peticiones de la Cooperativa ante la Administración?

La agricultura y la ganadería siguen siendo, todavía, el motor de desarrollo de la zona que a su vez se divide dos partes diferenciadas por una línea de agua que es el canal de Bardenas. Para nosotros hablar del agua no es sólo hablar de un bien necesario para el consumo humano, sino que de ella depende la agricultura y, con ello, nuestros negocios y la vida entorno al campo. Es necesario que el recrecimiento del pantano sea una realidad, puesto que nuestros cultivos se resienten si no hay agua para regar. Por eso pedimos que se dejen de interponer obstáculos administrativos para ser prácticos, porque la necesidad del agua es urgente.

“Nos estamos empleando a fondo para que nuestra voz se escuche tanto en las asociaciones sectoriales como en los gobiernos, ya que los intereses de la sociedad deben primar por encima de los políticos” 

¿Si las subvenciones se reducen o se eliminan, con qué ayudas puede contar el campo?

Las rentas del campo están comprobadas que son el 50% más bajas que las de cualquier otra renta de otro sector. La PAC debe contemplarse como una ayuda a la sociedad para encontrar los alimentos sanos y a un precio asequible. Sin ella esta situación puede desestabilizarse, ya que la competencia que encontramos en los mercados extracomunitarios es feroz, puesto que compite con precios bajos y, desde luego, con baja calidad. Desde la cooperativa vamos a apostar no sólo porque se mantengan las ayudas, sino porque se incentiven y se tenga en cuenta la relevancia de la agricultura para las Cinco Villas. En eso nos estamos empleando a fondo para que nuestra voz se escuche tanto en las asociaciones sectoriales en las que nos encontramos como en los gobiernos autonómico, central y comunitario. Esa es nuestra lucha y en ello seguiremos empleándonos, cualquiera que sea el color del gobierno de turno, ya que los intereses de la sociedad deben primar por encima de los políticos.

¿Qué perspectivas tiene la agricultura hoy en día en Ejea?

Ejea es por excelencia un pueblo agrícolaganadero, muy vinculado a la agroindustria y muy dependiente del agua. La agricultura lo es todo para muchas familias. En Ejea, al igual que en otras zonas agrícolas, la agricultura va a ser un sector estratégico por el simple hecho de la merma de producto alimenticio que se está plasmando en el mundo y el incremento de la población, sobre todo en países como India y China, hará que cada vez se demanden más productos básicos. Por eso hay que confiar en un futuro optimista y que pueda ser beneficioso para el sector, ya que, como decía al principio, este oficio requiere mucho esfuerzo pero acaba dándonos muchas satisfacciones.

 


Perfil de Mariano López Osanz

mariano_lopez_osanz_ejea

mariano_lopez_osanz_ejea

Mariano López Osanz nació y vive desde hace 59 años en Ejea de los Caballeros, está casado y tiene dos hijas. Confiesa que lo único imprescindible en su vida son los buenos amigos y sobre todo, su familia, sin la que no podría vivir. Mariano es el presidente de Cooperativa Virgen de la Oliva desde el pasado mes de noviembre de 2010, cuando se actualizaron los cargos del Consejo Rector. Es un hombre que disfruta con las cosas sencillas: una cena entre amigos, un paseo con su mujer, una tarde en familia… Destaca que la honradez y el esfuerzo deben estar presentes en el día a día, en cualquier cosa que se haga, ya que son fundamentales tanto para establecer la confianza como para mantenerla, siendo ambas igual de importantes. Esa es la premisa que sigue al frente de su empresa, Agroservicios López Osanz, S.L. dedicada a movimientos de tierra y trabajos agrícolas. Su filosofía en Virgen de la Oliva es la misma en cuanto a la transparencia y la sinceridad que debe aplicarse al socio, pero también en cuanto al esfuerzo por hacer las cosas lo mejor posible. Tal vez por eso admite que un icono para él ha sido su padre quién con su ejemplo le transmitió, durante toda su vida, esos valores.

 

pedro_naudín

Pedro Naudín, Presidente de Grupo Arento: “Nuestra misión es ayudar a transformar la materia prima, crear valor añadido y acercarnos lo máximo al consumidor”

Me llamo Pedro Naudín y tengo 53 años. Estoy casado desde hace 26 y tengo 3 hijos. He dedicado al campo toda mi vida y ahora también se dedica a ello mi hijo, algo que me enorgullece y nos une más todavía como familia. Como me enorgullece también saber que el 40% de la pasta que se consume en España sale de Arento, una sociedad puntera en el sector agroalimentario aragonés en la que participan 114 cooperativas aragonesas que agrupan a más de 20.000 socios. Nuestro principal valor añadido es la trazabilidad alimentaria, gracias a la cual podemos ofrecer la mayor calidad posible. La reciente alianza con Sabeco para suministrar toda la carne de cerdo en sus supermercados Simply y el Premio Especial Alimentos de Aragón, concedido por el Gobierno de Aragón, son motivos más que suficientes para ser optimista y mirar al futuro con buenos ojos. Eso sí, hay que continuar trabajando duro para seguir cosechando los mejores resultados para el mundo rural aragonés.


 

¿Qué le une con el campo?

Muchas cosas, el campo es algo fundamental en mi vida. Gracias al campo he aprendido mucho, es una formidable escuela de la vida, y sé que todavía me queda por conocer mucho más. Me he dedicado al campo toda la vida y ahora también lo hace mi hijo, algo que enorgullece y que todavía nos une más. Además, desde 2003 soy presidente de Arento, esto es una gran responsabilidad que me ha hecho comprometerme y esforzarme más por el futuro del campo aragonés.

¿Qué es Arento?

Somos un grupo cooperativo dedicado a transformar las materias primas, creando valor añadido dentro de nuestra propia estructura, para que el consumidor consiga la mayor calidad en los alimentos de la forma más directa posible.

¿De dónde surge?

Somos una cooperativa de segundo grado. Es decir, que nuestros socios son 114 cooperativas que agrupan a más de 20.000 socios. Arento es heredera de la antigua Uteco, que venía de la Unión Territorial de Cooperativas del Campo. Hubo una evolución hacia una asociación de cooperativas que se denominó Uteco-Zaragoza y, de ahí, dimos el paso de cambiar el nombre y llamarnos Arento Grupo Cooperativo Agroalimentario de Aragón. Se decidió cambiar el nombre, no solo por el hecho de modernizarlo, sino porque la evolución de los tiempos nos había llevado a conver- tirnos en una empresa agroalimentaria de transformación de productos agrícolas. El nombre y la imagen debía ser acorde con nuestros nuevos objetivos, con nuestro nuevo rumbo.

¿Qué produce Arento?

Nuestra principal actividad son los cereales. El 40% de la pasta que se consume en España sale de nuestras semoleras. Es un dato muy importante para hacerse una idea de la producción de Arento, que ron- da las 100.000 toneladas en molturación de trigo. El trigo duro se utiliza para hacer sémolas, pastas alimenticias o couscous, mientras que el trigo blando se usa para hacer pan y harina.

Pero Arento no son únicamente cereales ¿en qué otras divisiones está trabajando el grupo?

Tenemos 3 líneas de trabajo fundamentales: la primera la constituye la industria semolero-harinera, a través de nuestra empresa Nutrigal, con la que tenemos dos factorías, una en Daroca y otra en Tauste. A través de las cooperativas que tienen acceso a fábricas de pienso, transformamos el grano en alimento animal, que es consumido por las ganaderías de porcino, de las cuales comercializamos la carne despiezada. Esa es la segunda división de Arento, la venta de los cárnicos. La tercera línea se centra en la almendra; un cultivo que en Aragón tiene muy buena salida y, aunque se consideraba como cultivo marginal, está resultando ser todo lo contrario. Por eso se creó, con Frutos Secos Alcañiz, el Consorcio de Frutos Secos de Aragón. Lo que hacemos es recoger el fruto que producen nuestros socios y cooperativas, clasificarlo y venderlo a industrias asociadas a esta materia prima como, por ejemplo, el sector turronero. Éstas son las tres áreas estratégicas en las que estamos trabajando y que estamos desarrollando en este momento.

¿Qué define a Arento como marca de calidad?

En Arento controlamos la calidad de nuestras producciones desde el origen, y seguimos manteniéndola a través de todo el ciclo productivo. Nuestra filosofía de trabajo y nuestra forma de ser nos hace trabajar para crear valor añadido sobre los productos agrarios que producen nuestras cooperativas y nuestros cooperativistas de forma que ese valor quede dentro del grupo. Tenemos múltiples certificaciones de calidad que avalan nuestros procesos. El objetivo de Arento es ayudar a transformar la materia prima, crear valor añadido y acercarnos lo máximo posible al consumidor final en forma de alimentos.

¿De ahí su apuesta por la trazabilidad?

Exacto. Arento es hoy trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria puesta al servicio de la distribución. Apostamos por la trazabilidad de todos nuestros productos. Desde el sector cooperativo podemos ofrecer esa garantía de origen, que constituye un elemento diferenciador clave. La seguridad alimentaria es fundamental, algo que debe estar implícito, por lo que trabajamos diariamente. Eso es lo que da un importante valor a nuestros productos: el riguroso control de todos los procesos desde el origen. Producimos la materia prima, el cereal, que luego se comercializa como producto en harinas o sémolas, si el cereal sigue un camino, o como chuetas de cerdo, si sigue otro. Aunque en Arento no producimos piensos, sí que vendemos la base con la que se fabrica, luego compramos los animales a los que se ha alimentado con piensos fabricados con nuestro cereal, y comercializamos ya su carne tanto en supermercados como en carnicerías tradicionales.

En los últimos años se ha hablado de impulsar la i+D+i como nuevo motor económico del país, ¿cómo se está implementando este asunto en la actividad agraria y ganadera?

Para Arento, la inversión en I+D+i es muy importante, creemos que sin apostar por la investigación y el desarrollo difícilmente podamos adelantarnos al futuro. Otra cuestión es que nuestro desarrollo investigador sea lento, ya que todo va encauza- do a modelos productivos, nuevas semillas y variedades sobre las que se efectúan pruebas anuales. A pesar de ello, hemos apostado por la investigación, el desarrollo y la innovación para tratar de mejorar, aún siendo conscientes de la celeridad de los procesos que ocurren en los avances en agricultura. Este es un factor clave para que seamos competitivos.

 

“Apostamos por la trazabilidad de los productos. Desde el sector cooperativo podemos ofrecer esa garantía de calidad, que constituye un elemento diferenciador clave”.

 

 Una buena noticia ha sido el acuerdo con Sabeco, ¿Qué supone para Arento?

Nuestra labor prioritaria ha sido dimensionar el grupo para ser capaces de proporcionar alimentos de calidad allí donde está la mayor concentración de población. Por eso, nuestra apuesta principal en la comercialización de los productos agrarios ha sido llevar nuestros productos a los grandes distribuidores. Gracias al acuerdo con Sabeco, Arento se ha convertido en el proveedor de toda la carne de porcino que se compra en los supermercados Simply. Esto ha significado poder introducir nuestros cárnicos en miles de hogares.

¿Qué viene después de esto?

La agricultura tiene un buen futuro, pero hay que dar el cambio definitivo de mentalidad y pensar de manera más estructural. Es tan sencillo como ser conscientes de que hemos de producir conforme a las demandas del mercado, ofreciendo la máxima calidad en todos los procesos y que hemos de profesionalizarnos al máximo. Nuestro mercado está en Aragón, pero también vendemos un importante porcentaje fuera. En sémolas y harinas también vendemos al resto del mercado español. Pensamos en crecer, expansionar- nos y abrirnos a nuevos mercados, incluso a nivel exterior, pero siempre hemos creído que primero hay que consolidarse en los mercados en los que ya estamos presentes y, una vez hecho esto, será momento de pensar en la exportación y buscar nuevos clientes fuera de nuestras fronteras.

El gobierno de Aragón les acaba de otorgar el premio especial alimentos de Aragón, que es un excelente reconocimiento de consolidación…

Este premio representa una gran satisfacción para nosotros, porque es el reconocimiento al trabajo bien hecho. Soy el representante de un grupo cooperativo al que pertenecen una gran cantidad de socios, y todos hemos apostado por este grupo productor y transformador de materias primas. Así que hemos pasado de ser agricultores y ganaderos a ser productores de alimentos, y eso demuestra nuestra filosofía inconformista de querer ir a más. El mundo rural aragonés quiere y puede seguir avanzando.

 

“Nuestra labor prioritaria ha sido dimensionar el grupo, proporcionando alimentos de calidad donde está la mayor concentración de población”.

 

 Estas noticias también son buenas para Cooperativa Virgen de la Oliva…

Desde luego. Si podemos producir más también daremos más trabajo a la cooperativa. Además, el último reconocimiento también les incluye a ellos por su trabajo en mejorar la escala de valor del producto. Los lazos con la cooperativa son muy estrechos, ya sea por la vinculación entre empresas, puesto que Arento está participada por la Cooperativa, o sea por el buen entendimiento entre las personas que integramos ambas partes. Y es que las dos entidades han ido siempre de la mano en el impulso y el fomento de estrategias empresariales destinadas a proyectar todo lo que hacemos en Ejea.


Perfil de Pedro Naudín

pedro_naudin_arento

pedro_naudin_arento

Pedro Naudín es el presidente de Arento desde hace 8 años. Naudín está al frente del grupo cooperativo y agroalimentario en el que Cooperativa Virgen de la Oliva tiene participación y que es un claro ejemplo de la integración vertical del mundo empresarial en el sector primario. A través de sus socios, Arento cierra completamente el ciclo productivo de sus producciones más estratégicas. Un proceso de calidad, trazabilidad y seguridad alimentaria en los sectores del cereal, cárnico y almendrero en el que están representados los intereses de 20.000 cooperativistas agrupados en 114 entidades cooperativas. Pedro destaca la trazabilidad como el valor fundamental de una sociedad cooperativa que controla la producción del 40% de las pastas alimenticias que se consumen en España y que recientemente ha visto reconocida su labor empresarial al ser galardonada con el Premio Especial Alimentos de Aragón. Naudín felicita a todos los socios por este logro, también a los de Cooperativa Virgen de la Oliva, como integrantes del grupo alimentario. El premio se consigue tras apenas unos meses de la firma de Arento con Sabeco, por la cual el grupo cooperativo pasa a ser el único proveedor de carne de porcino en todos los supermercados de la marca Simply.


Otros links: Pedro Naudín

José Enrique Cuartero

José Enrique Cuartero, gerente de Virgen de la Oliva: “La Cooperativa de Ejea debe ser una gran aliada para el socio”

Me llamo José Enrique Cuartero Agoiz. Tengo 34 años. Estoy casado y tengo 2 hijos. Mi familia es un puntal en mi vida. Nací y vivo en Zaragoza, aunque desde siempre he estado muy vinculado a Ejea de los Caballeros y también a la agricultura. Ser gerente de una de las cooperativas más importantes de Aragón es un reto, no sólo a nivel profesional, sino también personal. Formo ya parte de un buen equipo profesional y preparado que saldrá al mercado con unos productos competitivos, ofreciendo al socio los mejores precios. Para esto será necesario establecer cambios en los sistemas, estructuras y procesos de trabajo, pero siempre bajo una línea continuista que tenga en cuenta el trabajo anterior, y apostando por una comunicación fluida con el socio, donde la transparencia sea fundamental para generar confianza y favorecer un diálogo continuado. Vamos a por ello…



 

¿Por qué ha aceptado ser gerente de la Cooperativa?

Virgen de la Oliva es una de las cooperativas más importantes de Aragón, por lo que llevar las riendas de una institución así se convierte en un reto personal y profesional importante. Además, creo que puedo aportar nuevas ideas, gracias a la formación y la experiencia con las que cuento.

Hablemos de su trayectoria…

Estoy muy vinculado a la agricultura desde niño, es mi pasión. Por eso desde siempre me he interesado por conocer bien el campo. Así, primero me decanté por la Formación Profesional agraria y luego por la Ingeniería Agrónoma, especializándome en industrias agrarias y alimentarias. Trabajé para Heinz Iberica y en Conservas Celorrio, en esta última empresa hasta 2010. Además, en 2001 creé con mis hermanos la empresa familiar S.A.T. Hortaleza, donde todavía me ocupo de la gestión, la contabilidad y la organización agronómica.

¿Qué le vincula a Ejea?

Desde hace muchos años mi familia posee una finca donde se cultiva maíz y trigo, que luego llevamos a la Cooperativa, por lo que estoy familiarizado con su funcionamiento desde siempre. Por otra parte, conozco a muchos agricultores de la zona y cuento con buenos y viejos amigos aquí.

¿Cómo se describiría en el trabajo?

Intento planificar a medio plazo, contando con perspectivas de futuro que se reflejen en las tareas del día a día. Es decir, trato de construir una vía sólida y fuerte a partir del trabajo diario, medido y pautado, con la mirada puesta en unos objetivos asumibles y estudiados.

Para eso es importante hacer equipo…

Es crucial. Quiero acercarme a mis compañeros, explicarles cuales van a ser las líneas de actuación y los objetivos que perseguimos. Pero no sólo hablarles, sino también escucharles, como se ha hecho hasta ahora, puesto que ellos conocen el día a día de la empresa y pueden aportar buenas ideas, ya que es necesaria la implicación de todos para lograr los objetivos que nos marcamos. Las reuniones periódicas con el personal van a ser muy importantes, puesto que será necesario estudiar las necesidades de las diferentes secciones. También seguiremos atendiendo a quien venga a vernos dando respuesta a sus consultas de manera coordinada y concisa. Todo ello se enmarca en una línea innovadora y con importantes cambios, pero siempre siguiendo la estela marcada por el buen hacer de todos aquellos que han trabajado hasta ahora en pro de la Cooperativa. En este sentido, es fundamental la aportación de Ángel Miguel, el anterior gerente, y que aunque se ha prejubilado, todavía sigue trabajando en Virgen de la Oliva. Para mí es un auténtico libro abierto sobre la Cooperativa y su aportación es fundamental para conocer cómo han funcionado hasta ahora las cosas.

La nueva junta rectora se estrena en el cargo y, con ellos, usted. ¿En qué líneas tienen previsto trabajar?

Lo prioritario ahora es ponernos al corriente del estado de las cosas. Espero mantener un contacto continuado con la Junta Rectora y con los socios, fomentando los canales de comunicación más apropiados para que todo el mundo conozca de primera mano los datos objetivos, fomentando el diálogo y la confianza. También seguiremos debatiendo en las reuniones mensuales los precios, la situación de los mercados y de la propia Cooperativa, buscando soluciones a los problemas que aparezcan y aprovechando las oportunidades que se presenten para seguir creciendo a buen ritmo.

Y como gerente, José Enrique Cuartero, ¿cuáles son sus planes?

Ante todo quiero conocer la situación de la Cooperativa para poder atacar los problemas que surjan de manera inmediata, buscando las soluciones oportunas y que a veces no son nada cómodas pero deben aplicarse por ser necesarias. Por eso voy a dar prioridad a la transparencia en las comunicaciones y a establecer un buen feedback; es decir, favorecer el intercambio de ideas y opiniones con el socio, puesto que es prioritario para mejorar el clima de confianza. Representamos a más de 2.500 personas, y esas voces deben escucharse, por lo que buscaremos los canales adecuados para recoger todas las propuestas.

¿Cómo va a empezar?

En una primera etapa ya se está viendo cómo funcionan todas las secciones de la Cooperativa, con lo que se está estudiando cuáles son los procesos que ya marchan bien y cuáles debemos mejorar, ya que sólo modificaremos aquellos aspectos que lo requieran, puesto que otros ya se están administrando muy bien. Se están analizando los métodos de trabajo utilizados para elaborar un mapa DAFO, donde se reflejan las debilidades y amenazas de la empresa, pero también las fortalezas y oportunidades que debemos aprovechar. Estudiar estos parámetros es fundamental para lograr el máximo rendimiento de la Cooperativa y conseguir un óptimo aprovechamiento de todos los recursos.

¿De qué proyectos y líneas de actuación técnica hablamos?

Debemos aplicar medios y herramientas que nos hagan ser más competitivos en los procesos de secado y deshidratado para conseguir precios más ventajosos en nuestras materias primas, que es la línea que pretende desde siempre Virgen de la Oliva. Por ejemplo, en poco tiempo el gas va a substituir al gasoil con el que deshidratábamos los forrajes y secábamos tanto el maíz como el arroz. Otros proyectos están todavía en estudio y todavía es pronto para anunciarlos. Pero en resumen, vamos a seguir reduciendo en la medida de lo posible los costes de producción y almacenaje de los productos que recibimos del campo.

“Establecer una comunicación fluida con todos nuestros públicos, en especial con los socios, trabajadores y proveedores, servirá para mantener a todo el mundo al día de las actividades que desarrollamos, apostando al mismo tiempo por la claridad, la objetividad y la transparencia en la información que se facilite”

¿Y a nivel administrativo?

También está previsto aplicar mejoras que agilicen los procesos y permitan rentabilizar el tiempo, lo cual pasa por la digitalización de los contenidos y la actualización informática. Por poner un ejemplo, vamos a implantar un sistema de gestión documental que supondrá informatizar de manera cómoda e inmediata la información que manejemos, con lo cual conseguiremos que toda la documentación quede informatizada y clasificada al instante, pudiendo acceder a ella rápidamente y en cualquier momento.

Estas actuaciones implican cambios importantes. ¿Cómo benefician al socio?

Las modificaciones estructurales en los procesos y en los sistemas de trabajo permitirán que nuestro personal pueda agilizar los trámites que requieran los socios, con lo que se conseguirá mayor rapidez y, en definitiva, eficacia en los trámites. El establecimiento de nuevos medios y herramientas para el secado y deshidratado nos permitirán apostar por la calidad y, por consiguiente, obtener precios más competitivos en un mercado cada vez más complicado. Por último, establecer una comunicación fluida con todos nuestros públicos, en especial con los socios, trabajadores y proveedores, servirá para mantener a todo el mundo al día de las actividades que desarrollamos, apostando al mismo tiempo por la claridad, la objetividad y la transparencia en la información que se facilite.

¿Dónde espera ver a la Cooperativa dentro de 10 años?

La verdad es que es difícil hablar a tan largo plazo viendo lo que está ocurriendo a nivel mundial económicamente y del trato que la agricultura recibe en Bruselas. Creo que afrontaremos tiempos difíciles, de cambios en la PAC (Política Agraria Común), de adaptaciones y nuevos procedimientos. Pero creo que la Cooperativa ante estos hechos debe ser una gran aliada para el socio. Debemos seguir unificando criterios, buscando nuevos mercados y sobre todo demostrar que nuestra Cooperativa es su mejor opción a la hora de comercializar sus productos. En resumidas cuentas, tenemos que hacer piña entre todos, uniendo esfuerzos y colaborando juntos para lograr un objetivo común. Esa es Cooperativa Virgen de la Oliva y vamos a por ello.

 


Perfil de José Enrique Cuartero

José Enrique Cuartero

jose-enrique-cuartero

José Enrique Cuartero es un ejemplo de actividad continua y permanente; una mente inquieta que trabajar todo el tiempo. Deportista nato, no duda en subirse a la bicicleta en cuanto tiene ocasión porque, tal y como comenta, es imprescindible gozar de buena salud, corporal y mental, para desarrollar de manera eficaz todas las acciones del día a día. Cuartero asume desde noviembre del 2010 la gerencia al frente de Virgen de la Oliva como un reto y apuesta por la estructura organizativa desde la perspectiva de un consultor, buscando las mejores opciones para encaminar a la sociedad hacia un nuevo rumbo. El nuevo gerente es Ingeniero Agrónomo y cuenta con una nutrida experiencia en el sector agroalimentario. José Enrique apuesta por cambios y novedades en Virgen de la Oliva, pero valorando los logros conseguidos a lo largo de la trayectoria de la sociedad, y en especial, de su antecesor en el cargo, Angel Miguel Cortés, quien confiesa que “es un auténtico libro abierto sobre el funcionamiento de la Cooperativa”. Su objetivo es conseguir la máxima productividad y fortalecer la comunicación con todos los públicos, en especial con los trabajadores y los socios, de los que comenta que son “el auténtico motor de una de las cooperativas más importantes de Aragón”.

 

 

Otros links: Jose Enrique Cuartero

angel-miguel-cortes-ejea-de-los-caballeros-gerente-cooperativa

Ángel Miguel Cortés, Gerente de Cooperativa Virgen de la Oliva

“Nuestra ventaja competitiva es que podemos ofrecer a los socios el mejor precio del mercado”

Me llamo Ángel Miguel Cortés. Tengo 62 años y soy el gerente de  Cooperativa Virgen de la Oliva. Nací en Ejea de los Caballeros, una ciudad que me encanta y donde he echado raíces. Me siento realizado en lo profesional, puesto que la Cooperativa y yo hemos crecido de la mano. Todos los proyectos que he visto nacer y crecer han sido importantes y han seguido una línea continuista. Nuestra sociedad ha dado mucho de sí y puede seguir ampliándose, ya que se ha adaptado siempre a las necesidades de los socios.

¿Cómo fueron sus inicios en la Cooperativa?

Empecé en 1971, justo cuando los socios pedían un cambio de orientación en la agricultura. La cooperativa llevaba funcionando 28 años a un buen ritmo pero era momento de apostar por un mayor control en la gestión de los procesos. Por aquel entonces, realizaba labores más administrativas y la gestión era muy diferente ya que los cereales estaban intervenidos y los precios fijados por la administración. Hoy, los procesos de comercialización y compras, así como los sistemas de trabajo, también se tramitan de otro modo. Los servicios que se ofrecen a los socios se han multiplicado, de acuerdo con los nuevos cultivos que los socios han implantado.
Además, contamos con nuevos procesos informatizados que requieren una actualización constante, por lo que hay que mantenerse al día en las nuevas tecnologías. Pero me siento satisfecho, ya que he aprendido mucho de mi trabajo, del cual me siento orgulloso.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

El día a día comporta encontrarse ante situaciones diversas que requieren de una solución, unas veces más inmediata, y otras permite tomar más tiempo para reflexionarlas y hallar la fórmula óptima. Sea como sea, lo ideal es ser ágil y rápido en encontrar la solución adecuada, resolviendo los conflictos que puedan presentarse. Eso me estimula y me anima a seguir trabajando.

¿Cuáles son sus áreas de responsabilidad y su misión en la Cooperativa?

Mi misión en la cooperativa es la gestión de los recursos; es decir, me encargo de supervisar las compras, buscar los mejores mercados donde vender nuestros cereales y de analizar los momentos oportunos para hacerlo. Coordino las tareas del personal administrativo y técnico, además de ser el encargado de las relaciones públicas con los socios, que muchas veces se convierten en amigos dada la mutua confianza que existe entre las partes, y eso sucede cuando el trabajo da buenos resultados y se hace como debe ser.

¿Cómo se lo organiza para controlar tantos campos a la vez?

Delegar tareas técnicas y responsabilidades resulta vital para poder realizar una buena labor de gestión. Ese es un escollo importante con el que se encuentran muchos gerentes, a los que se les hace difícil traspasar tareas porque piensan que sólo ellos pueden hacerlas. En mi caso, confío plenamente en el equipo humano que trabaja en la cooperativa, el cual está altamente preparado para desempeñar sus respectivas funciones y que se adaptan a cualquier cambio; gracias a ellos nuestra imagen es de una cooperativa que ofrece soluciones profesionales y estudiadas a medida.

¿Cuál ha sido el proyecto más importante en el que ha participado como gerente de la cooperativa?

En los casi 40 años que llevo en la cooperativa he visto hacerse realidad muchos proyectos, nacidos de la ilusión y el buen hacer de los diferentes consejos rectores que han pasado por la Cooperativa. Aún así, cabe destacar la puesta en marcha de las instalaciones de deshidratado de alfalfa, que supuso aplicar nuevas tecnologías y dar valor añadido a los forrajes de los socios; la creación de nuevas secciones de secado de arroz y la adquisición de nuevos terrenos y naves industriales en los últimos tiempos ha permitido poder almacenar con seguridad las mercancías sin tener que vender en la cosecha, con la consiguiente repercusión positiva para los precios.

“Confío plenamente en el
equipo humano que trabaja
en la cooperativa, que está
altamente preparado; gracias
a ellos nuestra imagen es de
una cooperativa que ofrece
soluciones profesionales y
estudiadas a medida.”

¿Cómo podría definirse la política de actuación de Virgen de la Oliva?

Ante todo nos definimos por el servicio al socio. En líneas generales, Virgen de la Oliva se ha adaptado siempre a las necesidades de los socios, investigando y buscando nuevas fórmulas que mejorasen el rendimiento de los cultivos y, con ello, también propiciar que las rentas de los socios sean mejores.
¿Qué proyectos que tiene la cooperativa sobre la mesa?

En estos momentos estamos trabajando en la creación de más instalaciones para el secado de maíz tradicional, dada la creciente demanda del mercado, así como en la mejora del flujo de entrada y salida vehículos. Esperamos que pueda realizarse un cambio de ubicación de las básculas y se construyan nuevas oficinas para modernizar las actuales y ofrecer una imagen acorde con la sociedad puntera que somos. A largo plazo estamos estudiando la colaboración con otras cooperativas para conseguir llegar a un mercado más amplio y ofrecer a la vez garantías de continuidad a nuestros socios. En esta línea también estamos planteando la creación y participación en nuevas sociedades que permitan dar un valor añadido a nuestros productos.

¿Qué garantía puede ofrecer hoy Virgen de la Oliva al agricultor?

La cooperativa cuenta con instalaciones preparadas y dispuestas para proveer al agricultor de todo lo que necesite. Prestamos servicios en las áreas que mayoritariamente son más demandadas, solventando cualquier duda que surja al respecto. Pero nuestra ventaja competitiva es que podemos ofrecer a los socios el mejor precio del mercado, mejor aún que si realiza cualquier gestión por su cuenta. Gracias al patrimonio que la Cooperativa ha creado durante sus 67 años de vida, nuestro margen de maniobra es bastante amplio, por lo que podemos llegar a mercados amplios nacionales e internacionales y suministrar a cualquier parte del mundo en el momento del año más oportuno, consiguiendo unos buenos precios.

¿Qué producto es el que mejor se comercializa?

El maíz es nuestro producto estrella. Este año hemos comercializado más de 49.000 toneladas. Es el cereal que mejor sale al mercado y la base de la economía de nuestros socios; da mucho margen en los mercados debido a su rentabilidad en tiempo y recursos, por lo que los socios logran producciones importantes.

¿Hacia qué futuro camina Virgen de la Oliva?

Pensando en el futuro, deberíamos incrementar el volumen de negocio, con integraciones o fusiones, consiguiendo con ello reducir aún más los gastos y aumentar el valor añadido de todo lo que hacemos, ya que al fin y al cabo controlamos todos los procesos que realizamos.

¿Qué consejos podría darle al próximo gerente?
Mi consejo es que trate de dar valor añadido a las producciones de los socios, a la vez que busque y analice las mejores vías por donde la cooperativa pueda trazar su mejor camino, siguiendo el buen ritmo de la sociedad. Espero que quien tome mi relevo se tome un tiempo previo en conocer el estado de las cosas. Es indispensable tomar contacto con la realidad, con el día a día, para saber qué procesos aplicar. Indiscutiblemente, cada persona tiene sus propias ideas y su manera de hacer, pero en gerencia es fundamental el trabajo en equipo y el diálogo, tanto con los compañeros como con los socios y, en especial, con el Consejo Rector, ya que ellos son la representación de la voz de los socios, y escuchar sus argumentos es importante para saber trazar las pautas a seguir.

Y usted, ¿qué tiene pensado hacer cuando se jubile?

Aunque suene extraño, todavía no lo he pensado con detenimiento, aunque imagino que no podré estarme quieto sin hacer nada, ya que he trabajado durante toda la vida y tampoco creo que sea bueno pasar de una actividad importante a quedarme en casa. En todo caso, tengo un buen montón de libros interesantes por leer y una larga lista de ciudades que visitar.

Leer más