almendra_en_regadio

El almendro en regadío, un cultivo de alta rentabilidad

El cultivo del almendro en regadío, en lugar del tradicional de secano, se presenta como una interesante apuesta para la agricultura. La variedad Guara ofrece una elevada producción y rentabilidad, con una media de producción de más de 1.000 kilos (kg) por hectárea (ha) en grano frente a los 125 Kg/ha en secano, según datos tomados de un informe elaborado por el Centro de Transferencia Agroalimentaria, del Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón. En Ejea cada vez es más frecuente este tipo de cultivo, que puede alcanzar los 1500kg/ha en grano y superando las previsiones de dicho estudio. España es la segunda productora de almendra del mundo con 271 Tn en 2010.


 

El cultivo del almendro se considera como una opción para obtener alta rentabilidad en la agricultura. Durante siglos, el almendro se ha cultivado en secano pero siempre en zonas marginales que no son apropiadas para otros cultivos. Desde hace varios años el panorama para este cultivo está cambiando. Con la ampliación de nuevas zonas de regadío surge la inquietud sobre qué tipo de cultivo puede adaptarse mejor al terreno y ofrecer mayor productividad para una tierra de mediana calidad. El almendro cultivado en tierras de regadío es altamente rentable por el desarrollo rápido del árbol, una producción alta, constante y de calidad a cambio de unos bajos costes de producción, aunque los resultados dependen de producciones, precios de factores y consumos. A través del informe sobre Rentabilidad Económica de Plantaciones de Almendro en Regadío, elaborado por el Centro de Transferencia Agroalimentaria, del Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, destacamos una serie de ventajas para un cultivo tradicional pero que, aplicado en un terreno diferente, ofrece un rendimiento espectacular.

Rendimiento 8 veces superior

Tomando una muestra de 238 árboles por hectárea de la variedad Guara, vemos que los tres primeros años no existe producción, así que se empieza a contar desde el cuarto, cuando podemos empezar a obtener casi 400kg/ha en pepita, que es el triple de la producción media en secano a pleno rendimiento. En dos años esta cantidad se duplica, manteniendo a partir del séptimo año y en los sucesivos hasta completar los 20 años de vida del árbol una producción entorno a los 1.100kg por ha en grano, si bien experimenta un ligero descenso en los últimos años debido al mismo ciclo de vida del cultivo, quedándose en 1.000kg. En las mismas condiciones en cuanto a número de árboles pero en secano y en el periodo de producción, el rendimiento habitual medio para el almendro tan sólo es de 125kg de grano por hectárea, lo cual supone que en regadío se obtiene un incremento de nada menos que 8 veces más para el mismo cultivo.

Otras ventajas:

• Elevada producción. Con un riego localizado y en regadíos con bajas dotaciones de agua (2500-3000 m3/ha-año), es posible estabilizar la producción y superar los 1.000kg/ ha de pepita.

• Producciones constantes. El cultivo de algunas variedades nuevas permite reducir los riesgos de heladas (floración tardía) así como los problemas de polinización (autofertilidad) y ofrece mejor calidad de la pepita, al tener un mejor riego.

• Reducción de consumos. La mecanización de la recolección es también otro factor positivo, ya que el sistema de recolección en continuo agiliza el tiempo y los recursos, tanto técnicos como humanos. Estos factores hacen de la almendra en regadío uno de los cultivos mecanizados más rentables hoy en día.

Producción en España, Aragón y Cinco Villas

Hay infinidad de variedades de almendros. En España se cultivan en la actualidad más de cien variedades debido a la gran riqueza genética. La producción de almendra en Aragón es de 54,6 Tn, lo cual es un porcentaje importante, atendiendo a que España es nada más y nada menos que el segundo productor mundial de almendra, con 271 Tn al año, según datos del MARM del año 2010, y por detrás de EEUU con 300.000 Tn en grano. Aún así, los primeros datos de 2010 ya muestran unas producciones medias de 700kg/ha en pepita de las 120has en regadío, frente a los 250kg/ ha en pepita de las 400has donde se cultivó en secano. Los rendimientos medios de la zona han sido de entre 30 y 34%. Las expectativas para el almendro en regadío en un plazo de 2 a 3 años son excelentes, que es cuando las plantaciones podrían alcanzar su máxima producción, incluso alcanzando los 1.500kg/ha en pepita y superando la previsión del estudio del Centro de Transferencia Agroalimentaria.

Más información en: Revista Cooperativa Virgen de la Oliva N6