mapa incendio ejea de los caballeros

El fuego de Cinco Villas alerta sobre los riesgos en el campo

El incendio de Cinco Villas afectó a varios socios de la Cooperativa Virgen de la Oliva, con un total de 5.500 hectáreas de cosecha quemadas. Contar con un seguro que cubra este tipo de incidentes asegura a los agricultores las cosechas y su patrimonio. Se recomienda un buen uso de la maquinaria agrícola y seguir las recomendaciones para evitar que un pequeño incidente tenga consecuencias desastrosas y se extienda sin control.


 

Los partes por incendios son unos de los siniestros con mayor incidencia en los campos durante el verano. Este ha sido el caso reciente del incendio que el día 4 de julio se declaró en Luna y se extendió a toda la comarca de las Cinco Villas, quemando durante una semana 14.000 hectáreas, siendo 5.500 has campos de cosecha. El incendio ocupó a 500 personas y 26 dispositivos aéreos, sobligando además a desalojar a 1.500 personas de varios pueblos de las Cinco Villas cuyos cascos urbanos se veían amenazados por el avance de las llamas. Según investigadores del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil el origen del incendio se produjo por llevar el «peine» de una cosechadora demasiado bajo. Los agentes entienden que eso hizo que el equipo metálico golpeara una piedra e hiciera saltar la chispa que prendió en la vegetación seca de la finca, extendiéndose el fuego después por campos y montes de forma descontrolada.

Seguros con máximas coberturas para evitar lamentaciones

Este incendio ha afectado a diversos socios de la Cooperativa, que contaban con un número indefinido todavía de hectáreas de cultivo, mayoritariamente cebada y trigo, entre las 5.500 has arrasadas por el fuego. Aunque la gran mayoría contaba con seguro agrícola que les protegiese de un suceso de este tipo, se han visto casos de agricultores que carecían de póliza y que, por tanto, han perdido completamente las cosechas.

Proteger el contenido de las casetas, almacenes y naves destinadas a fines agrícolas y ganaderos, o incluso donde guardar la maquinaria del campo, es fundamental para evitar riesgos con lo que allí se almacene. Además de mantener en buen estado las instalaciones, lo cual debe de ser obvio para evitar el deterioro de los equipos, es importante que el seguro que se contrate tenga las máximas coberturas para evitar correr riesgos, porque nunca se sabe qué puede pasar.

Los siniestros por incendio son muy frecuentes en el campo, especialmente en verano, ya que debido a las altas temperaturas que alcanza la maquinaria junto con el calor ambiental y la sequedad de los cultivos, se generan incendios a partir de pequeñas chispas. Se recomienda mantener la maquinaria en buen estado, atendiendo a las temperaturas que puedan alcanzar los motores. También procurar mantener la finca en buen estado para evitar que se propague el fuego por la existencia de matorrales secos. Pero especialmente se hace inciso en el seguimiento de las normas de prevención de riesgos; puede parecer algo banal y muchos pensarán que toda la vida se han seguido unas determinadas pautas sin control, pero eso no significa que sean correctas.


 

Los incendios forestales son uno de los factores de amenaza más graves de nuestro patrimonio forestal y suponen, en ocasiones, una amenaza para bienes materiales e incluso para vidas humanas. La magnitud de las cifras anuales del número de siniestros y superficies afectadas en España, con una media de 17.117 siniestros al año y 113.847,72 ha afectadas, según el MAGRAMA, refleja la gravedad del problema, debida entre otros factores al clima mediterráneo característico de gran parte del territorio nacional y al uso tradicional del fuego por parte de la población. La magnitud del problema ocasiona el gasto de millones de euros por parte de las administraciones estatal, autonómicas y locales en la prevención y extinción de los incendios forestales.