El sector cerealista firma un convenio para facilitar la gestión de la retribución por el reempleo de grano de cereal

El pasado 21 de septiembre todas las asociaciones que representan a los obtentores, productores, multiplicadores y acondicionadores de grano sellaron un acuerdo para facilitar a sus asociados y a sus agricultores clientes la gestión para el cumplimiento de la normativa vigente. De este modo, ACCOE (Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España), APROSE (Asociación Profesional de Empresas Productoras de Semillas Selectas), ACML (Asociació Catalana de Multiplicadors de Llavors), SEMICAN (Asociación de Productores de Semillas de Andalucía) se unen a la iniciativa promovida por Cooperativas Agro-Alimentarias de España, ANOVE y GESLIVE para establecer un acuerdo marco, similar al que firmaron previamente estas tres últimas entidades.

Las entidades miembros de estas asociaciones que se adhieran voluntariamente al convenio disfrutarán de un periodo transitorio de 4 campañas para adaptarse al cumplimiento de la normativa europea y nacional, (Reglamento (CE) 2100/94 y Ley 3/2000), que permite a los agricultores utilizar como grano para siembra el producto de su cosecha, y que establece una compensación económica al obtentor cuando se trata de variedades protegidas. El objetivo es establecer un sistema sencillo y eficiente, que suponga mínimas molestias para los agricultores que acondicionan grano en las entidades adheridas. Estas entidades actuarán como intermediarios entre los obtentores de nuevas variedades y los agricultores, gestionando la “contribución por reempleo” sin necesidad de que éstos se vean requeridos de forma individual y además disfrutando de unas bonificaciones importantes en las retribuciones por reempleo en las tres primeras campañas.

Los distintos fondos previstos en los convenios contribuirán a impulsar la investigación local, favorecer el desarrollo de programas de mejora genética en nuestro país que permitan obtener variedades mejor adaptadas a nuestras condiciones, desarrollar labores de difusión e información entre los agricultores, y favorecer el uso de semilla certificada en España, que a día de hoy se encuentra en niveles del 20 % del total de la semilla utilizada. De este modo, en la firma del acuerdo se destacó la necesidad de promover la investigación para incrementar la producción agraria, asegurar la trazabilidad, la calidad y la seguridad alimentaria que cada día demandan los clientes.