Ideamos un sistema unificado para siembra y abono de una sola aplicación localizada, pionero a nivel mundial

Este revolucionario sistema de siembra y abonado de una sola aplicación simultánea facilita un crecimiento más rápido de las plantas, mayor rentabilidad del cultivo (ahorrando además en fertilizante) y confiere una mayor y más rápida asimilación de los nutrientes aportados. Por otro lado, es más respetuoso con el entorno puesto que supone un impacto ambiental más bajo. Hayfa y Keverland avalan la iniciativa, ideada por los ingenieros de Virgen de la Oliva, que tendrá sus primeros resultados en otoño para maíz.


 

 

Desde el pasado mes de mayo Cooperativa Virgen de la Oliva está realizando ensayos en dos fincas de maíz, propiedad de socios colaboradores de la Cooperativa, para poner en práctica un nuevo sistema que permite obtener importantes ventajas. El objetivo es demostrar cómo en menor tiempo se puede lograr mayor velocidad de crecimiento en el cultivo con un rendimiento al máximo de los abonos aplicándolos de forma localizada, reduciendo el impacto medioambiental, y permitiendo un ahorro en fertilizantes entorno al 25% para el agricultor.

Unificar procesos de siembra y abono total

El método tradicional, llamado abonado en superficie, consiste en abonar a voleo toda la tierra previamente a la siembra, de forma que el abono queda repartido por toda la superficie del suelo. Pero es menos eficaz ya que, por un lado las malas hierbas también lo absorben, y por otro lado se puede perder fácilmente el nitrógeno por el agua de lluvia o el riego, lixiviándolo a capas inferiores fuera del alcance de las raíces, y causando este sistema bloqueos en el caso del fósforo por los altos contenidos de calcio en el suelo, al aumentar la superficie de contacto con este. En consecuencia, con el método tradicional se puede perder eficacia, al no encontrar el cultivo los nutrientes que necesita en un espacio determinado en el momento de su crecimiento. El nuevo sistema se basa en realizar simultáneamente los procesos de siembra y abono total de forma localizada, es decir, aplicar el abono próximo a las raíces de la planta en el momento de la siembra para que el maíz obtenga desde sus primeras fases, a lo largo de todo el cultivo y de forma más correcta, los nutrientes que necesita. Con el nuevo sistema ideado por los técnicos de Virgen de la Oliva se pretende demostrar que el crecimiento es más rápido y se incrementa la velocidad de cultivo, evitando lixiviaciones, bloqueos, e incluso parte de la competencia de las malas hierbas, puesto que únicamente la planta de nuestro interés tiene los nutrientes que necesita desde el principio y a lo largo de todo su ciclo por el efecto de liberación lenta del fertilizante encapsulado. De este modo se aumenta el rendimiento de los fertilizantes.

Menor impacto ambiental

El método unificado de siembra y localizado de abono concentra el fertilizante próximo a las raíces de la planta a través de nitrógeno encapsulado de liberación lenta; es decir, la planta ira absorbiendo el nitrógeno en sus distintas fases de crecimiento en función de los parámetros de temperatura y humedad, incrementando su demanda a la vez que se libera el nitrógeno de las cápsulas. De esta manera, será la planta la que adsorba la casi totalidad del nitrógeno, evitando la lixiviación y reduciendo los depósitos de nitrógeno en el suelo ya que se abonan únicamente las raíces y su zona de exploración. Las teorías calculan que de este modo el impacto de los abonos en la tierra, y de ahí a los acuíferos, es mucho menor que el originado por el sistema tradicional, puesto que se desperdicia más al estar más disperso en el terreno, ya que abonan la totalidad del suelo y se dispersa mucho más.

Todo son ventajas

Medioambiente: este nuevo sistema de nitrógeno encapsulado y de forma localizada permitirá disminuir las 25 u.f. de Nitrógeno que actualmente se aplican por TN esperada en un 25%, por lo que se reduce aún más el riesgo de contaminación a acuíferos. Economía del Agricultor: los cálculos estiman que sólo en insumos puede ahorrar hasta el 25% en fertilizante total, ya que no precisa tanta cantidad de fertilizante para conseguir un buen rendimiento. Además, obtiene más provecho de la cosecha, siendo este sistema muy interesante en segundas cosechas, ya que la pérdida de ciclo de cultivo podría ser compensada con la rápida asimilación que ofrece la fertilización localizada.

Iniciativa pionera de nuestros ingenieros agrónomos

La idea nace de nuestros ingenieros agrónomos, Eduardo Bericat y José Luis Caudevilla, quienes tomaron la idea del abonado total a partir de la técnica ya extendida de abonado localizado parcial, que se practica ya en diversas partes del mundo. Los técnicos pensaron en cómo se podrían unificar varios procesos al mismo tiempo para obtener mayor provecho para la planta, realizar las tareas en menos tiempo, reducir el volumen de abonos y ofrecer un mayor beneficio al agricultor, obteniendo además un menor impacto ambiental. Durante la última feria agrícola celebrada en Zaragoza, se llegó a un acuerdo con las empresas HayfaGroup y Keverland para llevar a cabo el ensayo. HaifaGroup es experto mundial por excelencia en fertilizantes especiales, productos químicos industriales y fosfatos alimenticios, mientras que Keverland es marca lider en la fabricación de implementos agrícolas de calidad.

Buenas perspectivas. Datos del ensayo

Aunque los primeros resultados se obtendrán a finales de septiembre, según las observaciones realizadas hasta el momento la teoría se cumple y el crecimiento del cultivo marcha según las expectativas. Así que será en otoño cuando podamos realizar una valoración detallada y científica de los beneficios reales del sistema. El sistema es completamente innovador a nivel mundial y, de confirmarse las teorías, permitiría múltiples ventajas tanto para el campo como para los agricultores. El cultivo que se ha sometido a ensayo es maíz, puesto que es el más exigente en nitrógeno y así se puede valorar mucho más su efectividad. Los test se están realizando en 2 fincas de 5 y 7 hectáreas respectivamente, y gracias a la colaboración de dos socios de la Cooperativa.