La reforma de la Ley de Cooperativas de Aragón actualiza y moderniza el sector

El pleno de las Cortes de Aragón aprobó el pasado 22 de junio del 2010 la reforma de la Ley 9/1998 de Cooperativas de Aragón, que actualiza, moderniza y agiliza estas sociedades.

Tras más de 12 años desde la aprobación y entrada en vigor de la normativa, se ha considerado necesario aplicar modificaciones para adaptarla a las novedades socioeconómicas y legislativas actuales. Por este motivo, el Consejo Aragonés del Cooperativismo, entidad que agrupa a las entidades asociativas representantes del cooperativismo, solicitó la modificación de la citada ley para responder a las necesidades actuales de las mismas y que operan en tres sectores concretos: el del trabajo asociado, el de vivienda y el agrario.  

 

OBJETIVOS:

  1. Dotar a las sociedades cooperativas de mecanismos de actuación más ágiles y modernos que les permitan competir en igualdad de condiciones con el resto de formas societarias.
  2. Adaptar su régimen contable al nuevo sistema de contabilidad armonizado de la Unión Europea.
  3. Introducir modificaciones de carácter sectorial en el ámbito de las Cooperativas de Trabajo Asociado, de las Cooperativas Agrarias y de las Cooperativas de Viviendas, para facilitarles la realización de otras actividades al margen de su actividad principal. Dichas actividades tendrán que diferenciarse a través de secciones de aquellas otras que constituyen el objeto social principal de la cooperativa y sus beneficiarios serán únicamente socios de la entidad o sus familiares.

 

GESTIÓN TELEMÁTICA:

Con el fin de conseguir una mayor organización y eficacia del Registro de Cooperativas y para facilitar el acceso a él de los ciudadanos se adoptarán los medios de gestión telemática que se vayan implantando por la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón de manera progresiva. En lo que se refiere al funcionamiento de sus órganos sociales, también cabe señalar la introducción de la posibilidad de utilizar medios electrónicos o telemáticos para su convocatoria, facilitando así su funcionamiento.

MODIFICACIONES ECONÓMICAS:

  • El texto fija el capital mínimo para crear una cooperativa en 3.000 euros, como en el caso de una sociedad limitada, lo que supondrá mayor solvencia inicial, ya que hasta ahora no existía una cantidad mínima que garantizase un fondo económico suficiente y definido para las cooperativas.
  • Al igual que sucede con la ley que regula las cooperativas a nivel estatal, es posible desdoblar las aportaciones al capital social entre aquellas que han de ser reembolsables al socio con motivo de baja en la entidad y aquellas cuyo reembolso puede ser rehusado incondicionalmente por Consejo Rector. De esta manera se posibilita la creación de un capital con mayor carácter de fijeza y estabilidad. Ello contribuirá a un reforzamiento patrimonial, en línea con lo exigido por las nuevas normas contables.
  • Se abre la posibilidad a la adquisición en cartera de participaciones por la propia cooperativa. Esta previsión, junto con otras más referidas al reforzamiento de los fondos obligatorios de la entidad, contribuirá a una mejor consolidación de la situación económico-financiera de esta figura social, dado que se trata de elementos indisponibles de forma directa por el socio, cuya finalidad es la de atender las necesidades sociales, reforzando su objeto y garantizando su supervivencia y mantenimiento ante situaciones adversas.
  • En este mismo sentido, debe mencionarse la rectificación que efectúa en lo referente al destino del remanente de la cooperativa en los casos de disolución y liquidación o transformación, una de cuyas partidas fundamentales son las dotaciones existentes en el Fondo de Educación y Promoción. El destino a las Federaciones de Cooperativas con carácter principal es la consecuencia lógica de la actividad de éstas, ya que una de sus finalidades primordiales es el fomento del cooperativismo y la economía social, llevado a cabo por entidades nacidas en el seno del propio sector.

 

REPRESENTACIÓN ABSOLUTA:

Se establece la obligación de que en la Asamblea General Universal estén presentes de forma directa todos los socios de la cooperativa, para salvaguardar mejor su naturaleza, y se procede a una mejor delimitación de las facultades que pueden ser delegadas o no por el Consejo Rector y de la posición de este órgano social en relación con la figura del director o gerente de la entidad.

 

COOPERATIVAS AGRARIAS:

  1. Por lo que se refiere a las cooperativas agrarias, la Ley contempla el aumento hasta un 50% en la posibilidad de realizar actividades con terceros en cada ejercicio económico. Hasta ahora era del 40%, y también llegará al 50% para las cooperativas de servicios, para las que antes solo podían suponer el 10%.
  2. La reforma también implica la modificación del sistema de voto ponderado y busca fidelizar la relación del socio con la cooperativa a través del establecimiento de la obligación de suministro a través de la misma de todo lo necesario para su explotación y de la entrega de la totalidad de productos que obtengan sus explotaciones, siempre que estén incluidos en el objeto social de la cooperativa. Para facilitar su cumplimiento, se introduce también la obligación por parte de cada socio de presentar a la cooperativa una declaración de explotación agraria.

 

SATS:

Se concreta la competencia del departamento correspondiente en materia de cooperativas, asignando también la organización y gestión del Registro de Cooperativas al Instituto Aragonés de Empleo, y se habilita al Gobierno de Aragón para que regule las SAT ó Sociedades Agrarias de Transformación, dada su naturaleza de entidades asimilables a las cooperativas.

 

MENOS SOCIOS Y NUEVOS TIPOS DE COOPERATIVAS:

  • Cambian los requisitos para su constitución, con una reducción del número mínimo de socios, que pasa de 5 a 3. En cuanto a las Cooperativas de Trabajo Asociado, se autoriza la posibilidad de constituirse con solo 2, a través de la nueva figura de la Pequeña Empresa Cooperativa. Su finalidad es fomentar la constitución de cooperativas de trabajadores como instrumento adecuado para dinamizar la actividad económica a través de esta modalidad de empresa de economía social, al igual que ya se viene realizando por otras comunidades autónomas.
  • También se contempla la creación de la Cooperativa de Trabajo Asociado de Transporte, que pretende atender a las necesidades concretas de un sector específico, que precisa de la creación de un modelo de empresa en el que se permita que la cooperativa pueda otorgar un cierto grado de autonomía económica a los distintos socios que la integran, que en muchos casos aportan al capital y a la actividad de la sociedad su vehículo de transporte. De esta manera se posibilita que los ingresos y gastos específicos puedan individualizarse e imputarse internamente a cada vehículo, sin perjuicio de que, de cara a terceros, se mantenga la necesaria unidad empresarial.
  • Por último, se actualizan y modifican puntualmente otros aspectos concretos de la regulación de las Cooperativas de Trabajo Asociado, como son el régimen jurídico del período de prueba, la cotización a la Seguridad Social, el acceso a la condición de socio trabajador desde la situación de trabajador contratado, o el concepto de centro de trabajo subordinado o accesorio.