Entradas

Ideamos un sistema unificado para siembra y abono de una sola aplicación localizada, pionero a nivel mundial

Este revolucionario sistema de siembra y abonado de una sola aplicación simultánea facilita un crecimiento más rápido de las plantas, mayor rentabilidad del cultivo (ahorrando además en fertilizante) y confiere una mayor y más rápida asimilación de los nutrientes aportados. Por otro lado, es más respetuoso con el entorno puesto que supone un impacto ambiental más bajo. Hayfa y Keverland avalan la iniciativa, ideada por los ingenieros de Virgen de la Oliva, que tendrá sus primeros resultados en otoño para maíz.


 

 

Desde el pasado mes de mayo Cooperativa Virgen de la Oliva está realizando ensayos en dos fincas de maíz, propiedad de socios colaboradores de la Cooperativa, para poner en práctica un nuevo sistema que permite obtener importantes ventajas. El objetivo es demostrar cómo en menor tiempo se puede lograr mayor velocidad de crecimiento en el cultivo con un rendimiento al máximo de los abonos aplicándolos de forma localizada, reduciendo el impacto medioambiental, y permitiendo un ahorro en fertilizantes entorno al 25% para el agricultor.

Unificar procesos de siembra y abono total

El método tradicional, llamado abonado en superficie, consiste en abonar a voleo toda la tierra previamente a la siembra, de forma que el abono queda repartido por toda la superficie del suelo. Pero es menos eficaz ya que, por un lado las malas hierbas también lo absorben, y por otro lado se puede perder fácilmente el nitrógeno por el agua de lluvia o el riego, lixiviándolo a capas inferiores fuera del alcance de las raíces, y causando este sistema bloqueos en el caso del fósforo por los altos contenidos de calcio en el suelo, al aumentar la superficie de contacto con este. En consecuencia, con el método tradicional se puede perder eficacia, al no encontrar el cultivo los nutrientes que necesita en un espacio determinado en el momento de su crecimiento. El nuevo sistema se basa en realizar simultáneamente los procesos de siembra y abono total de forma localizada, es decir, aplicar el abono próximo a las raíces de la planta en el momento de la siembra para que el maíz obtenga desde sus primeras fases, a lo largo de todo el cultivo y de forma más correcta, los nutrientes que necesita. Con el nuevo sistema ideado por los técnicos de Virgen de la Oliva se pretende demostrar que el crecimiento es más rápido y se incrementa la velocidad de cultivo, evitando lixiviaciones, bloqueos, e incluso parte de la competencia de las malas hierbas, puesto que únicamente la planta de nuestro interés tiene los nutrientes que necesita desde el principio y a lo largo de todo su ciclo por el efecto de liberación lenta del fertilizante encapsulado. De este modo se aumenta el rendimiento de los fertilizantes.

Menor impacto ambiental

El método unificado de siembra y localizado de abono concentra el fertilizante próximo a las raíces de la planta a través de nitrógeno encapsulado de liberación lenta; es decir, la planta ira absorbiendo el nitrógeno en sus distintas fases de crecimiento en función de los parámetros de temperatura y humedad, incrementando su demanda a la vez que se libera el nitrógeno de las cápsulas. De esta manera, será la planta la que adsorba la casi totalidad del nitrógeno, evitando la lixiviación y reduciendo los depósitos de nitrógeno en el suelo ya que se abonan únicamente las raíces y su zona de exploración. Las teorías calculan que de este modo el impacto de los abonos en la tierra, y de ahí a los acuíferos, es mucho menor que el originado por el sistema tradicional, puesto que se desperdicia más al estar más disperso en el terreno, ya que abonan la totalidad del suelo y se dispersa mucho más.

Todo son ventajas

Medioambiente: este nuevo sistema de nitrógeno encapsulado y de forma localizada permitirá disminuir las 25 u.f. de Nitrógeno que actualmente se aplican por TN esperada en un 25%, por lo que se reduce aún más el riesgo de contaminación a acuíferos. Economía del Agricultor: los cálculos estiman que sólo en insumos puede ahorrar hasta el 25% en fertilizante total, ya que no precisa tanta cantidad de fertilizante para conseguir un buen rendimiento. Además, obtiene más provecho de la cosecha, siendo este sistema muy interesante en segundas cosechas, ya que la pérdida de ciclo de cultivo podría ser compensada con la rápida asimilación que ofrece la fertilización localizada.

Iniciativa pionera de nuestros ingenieros agrónomos

La idea nace de nuestros ingenieros agrónomos, Eduardo Bericat y José Luis Caudevilla, quienes tomaron la idea del abonado total a partir de la técnica ya extendida de abonado localizado parcial, que se practica ya en diversas partes del mundo. Los técnicos pensaron en cómo se podrían unificar varios procesos al mismo tiempo para obtener mayor provecho para la planta, realizar las tareas en menos tiempo, reducir el volumen de abonos y ofrecer un mayor beneficio al agricultor, obteniendo además un menor impacto ambiental. Durante la última feria agrícola celebrada en Zaragoza, se llegó a un acuerdo con las empresas HayfaGroup y Keverland para llevar a cabo el ensayo. HaifaGroup es experto mundial por excelencia en fertilizantes especiales, productos químicos industriales y fosfatos alimenticios, mientras que Keverland es marca lider en la fabricación de implementos agrícolas de calidad.

Buenas perspectivas. Datos del ensayo

Aunque los primeros resultados se obtendrán a finales de septiembre, según las observaciones realizadas hasta el momento la teoría se cumple y el crecimiento del cultivo marcha según las expectativas. Así que será en otoño cuando podamos realizar una valoración detallada y científica de los beneficios reales del sistema. El sistema es completamente innovador a nivel mundial y, de confirmarse las teorías, permitiría múltiples ventajas tanto para el campo como para los agricultores. El cultivo que se ha sometido a ensayo es maíz, puesto que es el más exigente en nitrógeno y así se puede valorar mucho más su efectividad. Los test se están realizando en 2 fincas de 5 y 7 hectáreas respectivamente, y gracias a la colaboración de dos socios de la Cooperativa.

Transferencia de Cereal de Invierno en Aragón

Apuesta por investigación e innovación en la Jornada de Transferencia de Cereal de Invierno en Aragón

Sádaba acogió el pasado 21 de mayo la Jornada de Transferencia en Cereal de Invierno, organizada por el Gobierno de Aragón y en la que Cooperativa Virgen de la Oliva participó como entidad colaboradora. La Jornada contó con una parte institucional y teórica, que se celebró en el Centro Polivalente de Sádaba, y otro apartado técnico, que tuvo lugar en una finca experimental situada a la salida de Sádaba, en dirección a Ejea de los Caballeros. Más de 600 personas vinculadas con la agricultura se interesaron en la agenda programada, ya que fue una buena oportunidad para conocer sobre el terreno las novedades en cultivos y variedades, con las alternativas que se cuenta en la actualidad para la rotación de cultivos.

Discursos: Investigación + Innovación en el campo y Cooperativas

El acto de inauguración de la Jornada fue presidido por el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón, quien fue claro al afirmar que “el futuro del campo aragonés pasa por la investigación y la innovación” reivindicando una apuesta clara por su aplicación en el sector primario, “puesto que no es exclusivo de los sectores tecnológicos”, afirmó. En este sentido, comentó que “Aragón tiene mucho potencial en I+D+i “con una base agraria fuerte que todavía lo puede ser más gracias a la investigación en esta materia”. El presidente de la Cooperativa San José, Manuel Navarro, apuntó que las cooperativas “debemos ser correa de transmisión de las investigaciones agrarias”, asegurando que “la mejora vegetal es esencial para una agricultura más competitiva, es decir, una agricultura más productiva, con una mejor sanidad vegetal. De lo que se trata, en definitiva, es de tener mejores cosechas”, concluyó.

Parte técnica: transferencia en cereal de invierno, Registro de Variedades Comerciales y proceso de certificación de semillas

Tras la inauguración, Esther Herradón, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, habló sobre el Registro de Variedades Comerciales. Emilio Betrán, del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal del Gobierno de Aragón, se ocupó del proceso de certificación de semillas. Y Miguel Gutiérrez, coordinador de la Jornada y representante de la Unidad de Tecnología Vegetal del Gobierno de Aragón, explicó la situación de la transferencia en cereal de invierno en Aragón. Las explicaciones de los técnicos se orientaron a la eficacia, en materia de sanidad vegetal, de los tratamientos de las semillas, novedades comerciales, proceso de registro de variedades y proceso de certificación de semillas. Estos elementos son los que permiten al agricultor aumentar la productividad en su explotación, por lo que suscitaron un elevado interés entre el público. Se realizaron visitas a las estaciones temáticas, con el fin de dar a conocer a los agricultores los rendimientos en distintas variedades de trigo (blando y duro), cebadas, triticale, centeno híbrido y avena. Además, los agricultores recibieron información sobre otros cultivos, así como nuevas variedades de guisante, camelina, tritordeum y espelta.


La Jornada de Transferencia de Sábada, que recoge el testigo de las celebradas hace un año en Huesca y Lupiñén, fue organizada por el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Contó con la financiación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), de la Unión Europea. Colaboraron el Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos (GENVCE) y las cooperativas de la comarca de las Cinco Villas: Cooperativa San José, Cooperativa Virgen de la Oliva, Cooperativa Agraria San Miguel y Sociedad Cooperativa Agraria Nuestra Señora del Rosario.

Sistema de recetas electrónicas por GPS

Paralelamente al servicio mecánico se va a poner en marcha un sistema de recetas electrónicas para realizar los tratamientos fitosanitarios. Los técnicos de la Cooperativa visitarán las fincas, estudiando los tratamientos a realizar en ese campo y realizando las indicaciones oportunas en cuanto a fitosanitarios y aplicación oportuna. A través de un sistema informático adaptado, la orden se enviará directamente por GPS a una base de datos que contendrá la información de cada finca y que asignará la orden a la maquinaria apropiada, según el trabajo a realizar. Este innovador sistema ahorra tiempo tanto para los socios como para los técnicos, además de eliminar el riesgo de error con un posible traspaso de papeleo. Por el momento se están realizando pruebas con este nueva tecnología, que se calcula estará operativo para finales de año o principios del siguiente.

Efectos del hongo Oidium en el trigo

Campaña problemática en cuanto a enfermedades

Este año hemos soportado una campaña de cereal con graves problemas por hongos debido a las altas precipitaciones que han propiciado una situación de alta humedad. Además del ya conocido Oidium que solemos padecer en el cultivo del trigo, cabe destacar el importante ataque de Rhynchosporium que hemos padecido en el cultivo de la cebada; ambos nos han llevado a realizar tratamientos generalizados tanto en secano como en regadío para contrarrestar los efectos perjudiciales contra el cultivo y, por tanto, su reducción de la producción. Por ello desde el departamento técnico de la Cooperativa se recomienda a la hora de sembrar utilizar semilla certificada, variedades resistentes o tolerantes y vigilar el desarrollo del cultivo para controlar los problemas lo antes posible.

Dos cepas de bacterias aumentan la producción y la calidad de tomates y pimientos

Un grupo de investigación de la Universidad de Salamanca ha aislado dos cepas de bacterias del género Rhizobium que tienen efectos positivos sobre el crecimiento y la producción del tomate y del pimiento, lo que permitiría disminuir el uso de fertilizantes químicos en el cultivo de estos productos. La investigación, publicada en la revista científica PLoS ONE, ha demostrado que dos cepas de Rhizobium que se aislaron de dos leguminosas, el trébol y la alubia, presentan una buena actividad como promotores del crecimiento vegetal in vitro y que dan buenos resultados en la producción no sólo de las plantas hospedadoras, sino también en tomates y pimientos. El resultado es que la inoculación de estas cepas consigue un incremento en el desarrollo y en la producción de las dos plantas. En el caso del pimiento se trata de un aumento muy significativo en cantidad, mientras que en el caso del tomate se incrementa especialmente la calidad, calibrada a través de catas y de la medición de componentes como el potasio, el fósforo, el nitrógeno o la presencia de componentes fenólicos, sustancias que se asocian con una mayor protección frente a patologías cardiacas. Estas dos cepas producen fitohormonas y además, incrementan en la planta los niveles de nitrógeno y fósforo, siendo este último un nutriente áltamente responsable de cualidades organolépticas como el sabor o el color.Además, una de ellas también produce compuestos sideróforos, que captan hierro y dificultan el crecimiento de hongos y otros microorganismos patógenos para la planta. Pero, además, el equipo de investigación abre una alternativa para practicar una agricultura ecológica segura; intentan sustituir el empleo masivo de abonos químicos por microorganismos beneficiosos que aporten a las plantas sustancias que les permitan crecer, nutrirse y defenderse mejor de patógenos, al tiempo que alertan de los riesgos de aplicar estiércol como abono en lugar de fertilizantes nitrogenados, puesto que pueden ocasionar problemas sanitarios como la presencia de cepas patógenas de Escherichia coli, la bacteria que ocasionó la crisis alimentaria de Alemania.