Entradas

subida del IVA para el campo

Sube el IVA …¿Cómo afecta al campo?

El campo ve con preocupación la subida del IVA, una de las medidas que el Gobierno aplica para recortar el déficit del Estado y que solicita la Unión Europea (UE). Para nuestro sector se calcula un sobrecoste anual de 412 millones de euros y con un efecto negativo sobre el consumo, suponiendo un gasto por familia de entre 415 euros y 600 euros al año. Apoyo a la exportación, incentivos al turismo gastronómico y un marco legal que proteja a los productores en la cadena alimentaria son las soluciones propuestas para mejorar el consumo y aliviar la situación.

El incremento del Impuesto del Valor Añadido (IVA) no afectará a pan, harina, leche, huevos, fruta, hortalizas, verduras y cereales, que se quedan con el tipo supereducido del 4%. Pero si suben los demás; el IVA reducido pasa del 8% al 10%, y su repercusión en agricultura se traducirá en un encarecimiento en fertilizantes, fitosanitarios, semillas y piensos. También subirá el precio del suministro de energía y los carburantes, que suben el gravamen del 18% al 21%.

Superreducido (4%): Pan, harinas panificables, leche cualquiera que sea su origen, los quesos, los huevos y las frutas, verduras, hortalizas, tubérculos y cereales.
Reducido (pasa del 8% al 10%): Fertilizantes, fitosanitarios, semillas, plantones, piensos
General (pasa del 18% al 21%): Energía eléctrica y carburantes. Maquinaría agrícola
Fuente: cooperativas agroalimentarias.

 

 

El sector más afectado será el ganadero por la subida de los piensos. Desde la industria cárnica se plantea modificar los tipos de IVA aplicados a la alimentación para que se incorpore la carne en el tipo superreducido. La agricultura también notará la repercusión por el incremento en fertilizantes, fitosanitarios y abonos, además de tractores y energía. En general, agricultores y ganaderos están preocupados por la subida del impuesto ante el temor de que este incremento repercuta en la producción de alimentos y que, por tanto, sea más caro producirlos. Se calcula que el sobrecoste en una finca cerealista de 100 hectáreas sea de 1.100 euros al mes.

 

Aumento del IVA para reducir el déficit público: La subida del IVA forma parte de un plan de ajuste de 65.000 millones de €, anunciado por el Gobierno y que debe cumplirse en dos años y medio. El objetivo es que el estado ingrese más dinero para reducir el déficit, una de las condiciones que exige la UE, que ha dado un año más de plazo a España, hasta 2014, para cumplir la deuda del déficit público. En esta vía, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, señalaba que “la subida del IVA es obligada por las circunstancias, recomendaciones y la situación de prioridad absoluta de déficit público”. Los objetivos del déficit público son cerrar 2012 con un 6,3%, cuando era del 5,3%. El próximo año deberemos llegar al 4,5% (la previsión era del 3%), para que en 2014 el porcentaje se sitúe en el 2,8%.

La actividad agraria española pasará de contar con uno de los IVA más bajos de la unión europea a superar a Alemania o Francia, y equipararnos con Italia. Por encima están Irlanda, Grecia y Portugal, países que han sido rescatados. El incremento del impuesto entrará en vigor a partir del 1 de septiembre, siendo ésta la cuarta vez que se sube esta tasa desde que se implantó en nuestro país en 1986.

Estas medidas llegan en un momento extremo de crisis, con muchos productores que mantienen su actividad aún por debajo de costes y con una renta agraria en descenso, situándose en el 3,4€ en 2011.

Sobrecoste anual de 412 millones de euros: El sindicato UAGA-COAG ha destacado que la subida del IVA supondrá un sobrecoste anual de más de 412 millones de euros para los profesionales del sector agrario, tal y como refleja el cálculo realizado por el departamento de Economía Agraria de COAG, realizado sobre la base de los datos de consumos intermedios del sector publicados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Del análisis de los principales costes de producción, el sindicato agrario ha remarcado el sobrecoste anual en la partida de piensos, que se eleva por encima de los 188 millones de euros al pasar el IVA del 8 al 10 por ciento, y el sobrecoste en consumo de energía y lubricantes, que pasan del 18 al 21 por ciento del IVA y se estima en más de 46 millones de euros al año. Asimismo, el gasto en fertilizantes será de 31 millones de euros más, el mantenimiento de material 36 millones y los productos fitosanitarios unos 13 millones.

Consumo: El efecto sobre el consumo se prevé negativo, acusando el incremento del impuesto a la crisis económica y financiera que soportan los bolsillos españoles. Según las organizaciones de consumidores, la subida del IVA supondrá de media un aumento del gasto anual por familia de entre 415 euros y 600 euros. Ante esta situación, es posible que las cadenas de supermercados mantengan los mismos precios de venta, pero posiblemente buscarán otras alternativas para no perder margen.  En este sentido, los productores temen que sean ellos quienes acaben asumiendo ese impuesto indirectamente.

IVA compensatorio para agricultores y ganaderos: Diversas voces advertían en cuanto se anunció el incremento del impuesto que el sector no podía asumir estos costes, a menos que contase con una compensación en el régimen agrario. Así que, unos días después, el Consejo de Ministros anunciaba la subida de la compensación del régimen especial del IVA del 8,5 % al 10,5 % para los ganaderos y del 10 % al 12 % para los agricultores, en el marco del Real Decreto Ley de medidas para la estabilidad presupuestaria. El IVA compensatorio sirve para compensar a tanto alzado el IVA que los profesionales agrarios pagan en la compra de insumos y la realización de inversiones productivas.

3 Soluciones: La industria alimentaria insiste en la necesidad de aplicar medidas que reactiven el consumo, puesto que puede suponer un golpe en seco en alimentación. De este modo, desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) se proponen 3 soluciones: potenciar la exportación, ya que puede suponer un revulsivo para la producción alimentaria; promover un plan para incentivar el consumo de alimentos y bebidas en el turismo; y por último la aprobación de una ley que mejore el funcionamiento de la cadena alimentaria para que el productor pueda vender a precios justos. La Federación cree que el Gobierno debe seguir trabajando para reducir el gasto público y señala que el incremento del IVA debe ser compensado con una reducción mayor de las cuotas a la seguridad social. Además, este organismo insiste en que es imprescindible que el Gobierno complete las reformas pendientes como única vía para asentar las bases de la recuperación económica, por lo que considera urgente cerrar la reforma del sector financiero para que fluya el crédito.

Otras repercusiones:

En hostelería, gravada ahora con un 10%, han advertido de que la medida desincentivará el consumo y puede llegar a suponer la pérdida de 130.000 puestos de trabajo en el sector.

Los pronósticos también hacen prever un menor nivel de ventas para las empresas de fertilizantes y las marcas de tractores; recuerdan que hace dos años, cuando se subió el IVA en 2010 del 16 al 18%, la caída en las ventas de maquinaria se triplicó. Ahora estiman que en la segunda mitad de 2012 las ventas sean tan sólo del 50% de lo que fueron en 2008, antes de la crisis.

 

Amplíe la información de este reportaje en la Revista N9