Entradas

ramon_castillo_clemente

Ramón Castillo Clemente, encargado del área de Seguros en Cooperativa Virgen de la Oliva: “Un buen seguro es el que cubre lo que realmente queremos proteger”

¿Qué es lo más importante a la hora de contratar un seguro?

Lo primero es saber qué es lo que quieres proteger económicamente, para así contratar las coberturas que se ajusten a tus necesidades. Si no lo tiene muy claro, el cliente debe plantearnos todas sus dudas antes de contratar para poder asesorarle, ya que cuando se suscribe un seguro se está firmando un contrato y es importante tener en cuenta qué vamos a asegurar y qué no.

Un seguro caro, ¿es sinónimo de mayor y mejor cobertura?

No tiene porqué. A la hora de contratar un seguro hay más cosas en las que debemos fijarnos además del precio, como son las coberturas. Como he dicho antes, primero es necesario saber lo que queremos cubrir, y una vez tengamos esto definido comprobaremos los pros y contras de cada póliza y, a igualdad de coberturas, debemos decidir qué seguro escogemos entre el abanico que va del más barato al más caro. Además, hay que tener en cuenta otro factor, como es la preferencia que pueda tener el asegurado por las diferentes compañías existentes en el mercado. En la Cooperativa realizamos un estudio comparativo entre varias compañías, todas ellas marcas de primera línea, para intentar buscar un equilibrio entre coberturas y precio. Ahora, por dar un ejemplo, tenemos una oferta en seguros de vida que garantiza un 10% de descuento, como mínimo, del importe a pagar este año, respetando las mismas coberturas que tenga en su póliza actual.

“El cliente debe plantearnos todas sus dudas antes de contratar para poder asesorarle, ya que cuando se suscribe un seguro se está firmando un contrato y es importante tener en cuenta qué vamos a asegurar y qué no”.

Pero hay seguros muy baratos en el mercado y parecen fáciles de contratar, ¿qué diferencias guardan con los de toda la vida?

Hoy en día ya no existe tanta disparidad en los precios como existía hace unos años, puesto que todo está más igualado, excepto si tenemos en cuenta el trabajo de seguimiento del seguro, que debe hacerlo quien contrata directamente con las empresas online. En el sector asegurador la competencia es feroz. A través de los medios de comunicación somos receptores de un bombardeo publicitario en seguros online, vendiéndonos que son los más baratos, fáciles de contratar, etc. En este tipo de seguros tenemos que tener en cuenta que precisamente es la operadora que está al otro lado del teléfono quien tramita el siniestro o actúa ante nuestro problema, y que no conocemos ni su identidad, por lo que el trato es impersonal en una situación en la que lo importante es sentir que nos escuchan y la voz que nos atiende es amiga. En la Cooperativa ofrecemos una atención personalizada a nuestros clientes y les explicamos las características de la póliza lo mejor posible para que puedan tener presente cuáles son las coberturas del seguro que contratan. Realizamos el seguimiento de cada cliente para mejorar las pólizas y tramitamos la resolución de los siniestros de la manera más rápida posible, de modo que nuestros asegurados sienten que realmente están protegidos y no son ellos quienes deben preocuparse por ello, sino que estamos nosotros para atenderles.

A menudo nos encontramos con sorpresas cuando descubrimos que el seguro no cubre algo que suponíamos que habíamos contratado ¿qué hacemos entonces?

Para evitar situaciones no deseadas, lo que el asegurado debe saber es la realidad de lo que necesita y quiera contratar desde un principio, planteando todas las dudas para que los asesores podamos aconsejarle correctamente. Es repetitivo, pero muy importante, ya que después poco más puede hacerse cuando ya se ha producido un siniestro para el que no habíamos contemplado su cobertura y por el que teníamos riesgo. Las pólizas de los seguros son contratos en los que se detallan unas condiciones generales que explican lo que se contrata y lo que se excluye, ya que, un seguro no cubre todo y por lo tanto hay que tener clarísimo qué queremos que incluya y cuáles serán sus límites.

“En la Cooperativa realizamos el seguimiento de cada cliente para mejorar las pólizas y tramitamos la resolución de los siniestros de la manera más rápida posible, de modo que nuestros asegurados sienten que realmente están protegidos y no son ellos quien deben preocuparse por ello, sino que estamos nosotros para atenderle”.

¿Por qué es mejor contratar un seguro con la Cooperativa?

Nuestro Departamento de Seguros ofrece tarifas muy ventajosas al ser Cooperativa, ya que miramos ante todo el mejor interés para nuestro cliente porque nuestra primera premisa es pensar en las personas. Además, negociamos con las principales compañías de seguros para obtener las mejores condiciones y coberturas, aconsejando a los clientes sobre los seguros que mejor se adaptan a sus necesidades y, dependiendo de las necesidades particulares, optamos por una u otra compañía.

¿Cuáles son los seguros más contratados?

Cualquier empresa que tramite seguros contará con un volumen considerable de pólizas de automóviles y de hogar, que suelen ser las más numerosas. Sin embargo nuestra Cooperativa es un caso peculiar, ya que, debido a la actividad específica que desarrollamos en el sector agrícola tenemos un alto índice de contratación de pólizas para asegurar la maquinaria agrícola (tractores, remolques, cosechadoras…), así como para explotaciones agropecuarias, en las que aseguramos tanto las naves agrícolas utilizadas para el almacenaje de aperos o producto, como para las granjas de distintas especies de animales.

¿Cuál es el panorama para las jubilaciones de los agricultores?

Está complicado, ya que han habido muchos cambios que nos afectan a todos en cuanto a las pensiones. Se aumenta la edad de jubilación y las pensiones serán menores, habiendo de esperar más tiempo para conseguir la jubilación completa. Por eso es importante empezar a buscar vías alternativas al margen de los planes estatales. Los planes de jubilación de las compañías aseguradoras ofrecen buenas soluciones para evitar en unos años una situación desagradable cuando ya no podamos trabajar y no tengamos los ingresos con los que pensábamos contar con la jubilación ordinaria, especialmente para los agricultores ya que la vida del campo es intensa y dura.

“Nuestro Departamento de Seguros ofrece tarifas muy ventajosas al ser Cooperativa, ya que miramos ante todo el mejor interés para nuestro cliente porque nuestra primera premisa es pensar en las personas. Además, negociamos con las principales compañías para obtener las mejores condiciones y coberturas”.

En un año de sequía como el que tuvimos en 2012, ¿qué debemos tener en cuenta para proteger las cosechas?

En 2012 el principal problema en el campo fue la sequía, pero también hubo inundaciones y pedriscos. Para proteger nuestras cosechas de las adversidades meteorológicas y otras causas ajenas a nuestro control la mejor solución es contratar con Agroseguro, ya que si se dan las circunstancias señaladas, los agricultores pueden acarrear con grandes pérdidas económicas que podrían haberse evitado con el seguro agrario.

¿Qué es agroseguro?

La Cooperativa gestiona ante esta entidad estatal los seguros agrarios de los agricultores, los seguros que cubren las inclemencias del tiempo que pueden afectar a los cultivos, e incluso los daños producidos por la fauna salvaje tanto en siembra como en cosecha, además de seguros para el ganado. El Plan de Seguros Agrarios Combinados 2013 presenta cambios que afectarán a los agricultores en materia de subvenciones, es decir, ahora su coste será un poco más alto.

 


Perfil de Ramón Castillo Clemente

Su día a día transcurre entre papeles, comparando coberturas entre diferentes compañías aseguradoras para buscar las mejores condiciones en seguros para los clientes de la cooperativa. Ramón señala que la principal ventaja de contratar una póliza en la Cooperativa es precisamente ese valor humano y cercano que se ofrece, atendiendo directamente a los clientes. Virgen de la Oliva tramita cada año de 1.000 a 1.300 pólizas (incluido Agroseguro), la mayoría relacionadas con el sector agrícola, que es la actividad principal de los socios, aunque se hacen de todos los sectores. Ante la pregunta de la presión publicitaria en seguros baratos, Ramón comenta que siendo estudiante se le quedo grabado un eslogan que decía “la publicidad seduce pero no convence”. Esa es una tarea que considera debe hacer cada uno y evaluar si se decanta por calidad o por precio.

jose_alastuey_alayeto

José Alastuey Alayeto, socio honorífico de Cooperativa Virgen de la Oliva: “No podemos quedarnos parados; hay que adaptarse a los cambios”

¿Cuál es la clave para mantenerse tan bien?

Pues será mantenerse activo. Como no puedo parar, estoy pensando en ver cómo podemos hacer más cosas e ir más allá. Ser positivo y valiente, para seguir adelante, es fundamental.

¿Desde cuando es socio de la cooperativa?

Desde que se fundó la cooperativa, y eso pasó en 1943. Soy el socio número 40 de los más de 2.000 socios con los que cuenta la cooperativa. Antes había unas oficinas en el pueblo, hasta que compramos los terrenos y decidimos venir al polígono. Aún recuerdo cuando con la primera junta, con 8 o 10 compañeros y conseguimos los 32 millones de pesetas para iniciar la obra de las primeras oficinas, con Jesus Longás, entonces como presidente.

¿Cómo eran entonces los negocios?

Con 12 años ya trabajaba en el campo. Las cosas eran muy diferentes entonces. Trabajábamos de sol a sol. Recuerdo cuando volvíamos del campo con los remolques llenos de alfalfa y parábamos en el bar para negociar con los compradores, quienes entonces acudían allí como punto de encuentro. Era entonces todo más personal y directo, pero te daban lo que te daban. Ahora todo está más profesionalizado y las gestiones se realizan en despachos, como debe ser.

“En algún momento hemos tenido incertidumbres, pero es lo normal de cualquier empresa. Y es que los niños nacen todos los días, por eso no podemos quedarnos parados y hay que adaptarse a los cambios”

¿Por qué decidieron crear una cooperativa?

Los nuevos tiempos nos llamaban a la puerta y veíamos que era necesario un nuevo orden de las cosas. Así que los agricultores más jóvenes nos implicamos en la idea de fundar una cooperativa que nos agrupase a todos para conseguir beneficios para todos. Las cooperativas en aquel tiempo ya estaban floreciendo, como por ejemplo la de Tauste, antes que la nuestra. Más de un centenar de personas fueron las que apoyaron aquella primera iniciativa. En algún momento hemos tenido incertidumbres, pero es lo normal de cualquier empresa. Y es que los niños nacen todos los días, por eso no podemos quedarnos parados y hay que adaptarse a los cambios.

“La construcción del pantano de Yesa fue un antes y un después radical, que supuso que 62.000 hectáreas de secano se convirtiesen en regadío. Pero la población ha ido creciendo, las necesidades también se han modificado, y hay que adaptarse a los nuevos tiempos”

¿Qué cultivaban entonces?

Alfalfa y maíz. Entonces se recogían las panochas, se ponían en silos, pero sin desgranar. No había cosechadoras. El progreso entonces era de otra manera. Antes se cultivaba mucho la remolacha, pero este último fue ganando terreno hasta que finalmente el otro cultivo desapareció (recuerdo que poníamos dos partes de remolacha y una de maíz). El tomate y el pimiento también han disminuido su producción por la presión de los mercados internacionales, que producen más y más barato.

¿Qué momento ha sido decisivo en la agricultura de Ejea?

La construcción del pantano de Yesa fue un antes y un después radical, que supuso que 62.000 hectáreas de secano se convirtiesen en regadío. Pero la población ha ido creciendo, las necesidades también se han modificado, y hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Por eso con el recrecimiento de Yesa daremos abasto por fin a las necesidades de la tierra, ya que ahora la agricultura pasa por un momento problemático por la falta de agua.

Pero usted sigue implicándose en el campo…

A mi la agricultura me ha gustado desde niño. Incluso si hubiese nacido ahora querría seguir siendo agricultor. Mis padres eran agricultores, y mis abuelos también. Yo, junto con mis hermanos, éramos 5 en casa, compramos una finca de 500 ha, que nos costó 6.000 pesetas, pero en el año 56. Esta profesión hay que vivirla y es necesario sentir pasión por ella, porque es sacrificada, pero sólo puede entenderla quien se dedica a ella. Pero ahora dejo paso a los jóvenes.

¿Alguien sigue su legado?

Mi sobrino, junto con su mujer, son la nueva generación, y ellos deben seguir adelante con lo que hemos logrado los que estuvimos antes. A veces tenemos diferentes maneras de ver las cosas, pero es normal, es lo que implica la diferencia entre generaciones, pero son muy trabajadores y les entusiasma el campo. Dedicándose a la agricultura, hay que trabajar, y duro.

“Sin duda, éste es el mejor momento para la agricultura; contamos con una buena tecnología, preparación y formación, experiencia y aptitud de progreso”

¿Qué momento vive ahora la agricultura?

Creo que bueno; los precios que se pagan ahora hacen rentable dedicarse a la agricultura. Pero hay que ser consciente que la cadena alimentaria debe respetarse, porque los cambios en un eslabón pueden afectar a otros, como sucede con la ganadería, ya que tampoco es justo que paguen los ganaderos la subida de los precios de las materias primas. Sin duda, éste es el mejor momento para la agricultura; contamos con una buena tecnología, preparación y formación, experiencia y aptitud de progreso. Al fin y al cabo, comer es una costumbre que tenemos todos y a la que nos debemos todos los días de nuestra vida. Así que espero que la agricultura sea una profesión de presente y también de futuro.

¿Qué les pide a los políticos?

No olvidemos que el agricultor es también empresario, y que él sólo debe sacarse las castañas del fuego, porque somos un sector dejado de lado por la clase política, y no debería ser así.

 


Perfil de José Alastuey Alayeto

jose_alastuey_alayeto

jose_alastuey_alayeto

Dice que tiene muchos años y que ya es mayor, pero su ímpetu es el propio de un auténtico emprendedor joven de espíritu y mente. José Alastuey Alayeto es uno de los socios más antiguos de la cooperativa Virgen de la Oliva, incluso participó en la creación de la sociedad y en las primeras iniciativas en 1943. En 2011 recibió la distinción como socio honorífico de la Cooperativa, que se entrega a los cooperativistas con mayor edad y tradición de la institución. Cuenta con una amplia explotación de la que hoy se ocupa su sobrino, pero sigue yendo al campo y se informa de las novedades relativas al sector. Capaz de conversar sobre un amplio abanico de temas, la entrevista con José es fresca, amena y divertida. Locuaz y con una memoria excelente, Alastuey recuerda otros tiempos en el campo, pero es partidario de adaptarse para seguir avanzando, ya que, como dice, ìel progreso no para y los niños nacen todos los días.