Entradas

pedro_naudín

Pedro Naudín, Presidente de Grupo Arento: “Nuestra misión es ayudar a transformar la materia prima, crear valor añadido y acercarnos lo máximo al consumidor”

Me llamo Pedro Naudín y tengo 53 años. Estoy casado desde hace 26 y tengo 3 hijos. He dedicado al campo toda mi vida y ahora también se dedica a ello mi hijo, algo que me enorgullece y nos une más todavía como familia. Como me enorgullece también saber que el 40% de la pasta que se consume en España sale de Arento, una sociedad puntera en el sector agroalimentario aragonés en la que participan 114 cooperativas aragonesas que agrupan a más de 20.000 socios. Nuestro principal valor añadido es la trazabilidad alimentaria, gracias a la cual podemos ofrecer la mayor calidad posible. La reciente alianza con Sabeco para suministrar toda la carne de cerdo en sus supermercados Simply y el Premio Especial Alimentos de Aragón, concedido por el Gobierno de Aragón, son motivos más que suficientes para ser optimista y mirar al futuro con buenos ojos. Eso sí, hay que continuar trabajando duro para seguir cosechando los mejores resultados para el mundo rural aragonés.


 

¿Qué le une con el campo?

Muchas cosas, el campo es algo fundamental en mi vida. Gracias al campo he aprendido mucho, es una formidable escuela de la vida, y sé que todavía me queda por conocer mucho más. Me he dedicado al campo toda la vida y ahora también lo hace mi hijo, algo que enorgullece y que todavía nos une más. Además, desde 2003 soy presidente de Arento, esto es una gran responsabilidad que me ha hecho comprometerme y esforzarme más por el futuro del campo aragonés.

¿Qué es Arento?

Somos un grupo cooperativo dedicado a transformar las materias primas, creando valor añadido dentro de nuestra propia estructura, para que el consumidor consiga la mayor calidad en los alimentos de la forma más directa posible.

¿De dónde surge?

Somos una cooperativa de segundo grado. Es decir, que nuestros socios son 114 cooperativas que agrupan a más de 20.000 socios. Arento es heredera de la antigua Uteco, que venía de la Unión Territorial de Cooperativas del Campo. Hubo una evolución hacia una asociación de cooperativas que se denominó Uteco-Zaragoza y, de ahí, dimos el paso de cambiar el nombre y llamarnos Arento Grupo Cooperativo Agroalimentario de Aragón. Se decidió cambiar el nombre, no solo por el hecho de modernizarlo, sino porque la evolución de los tiempos nos había llevado a conver- tirnos en una empresa agroalimentaria de transformación de productos agrícolas. El nombre y la imagen debía ser acorde con nuestros nuevos objetivos, con nuestro nuevo rumbo.

¿Qué produce Arento?

Nuestra principal actividad son los cereales. El 40% de la pasta que se consume en España sale de nuestras semoleras. Es un dato muy importante para hacerse una idea de la producción de Arento, que ron- da las 100.000 toneladas en molturación de trigo. El trigo duro se utiliza para hacer sémolas, pastas alimenticias o couscous, mientras que el trigo blando se usa para hacer pan y harina.

Pero Arento no son únicamente cereales ¿en qué otras divisiones está trabajando el grupo?

Tenemos 3 líneas de trabajo fundamentales: la primera la constituye la industria semolero-harinera, a través de nuestra empresa Nutrigal, con la que tenemos dos factorías, una en Daroca y otra en Tauste. A través de las cooperativas que tienen acceso a fábricas de pienso, transformamos el grano en alimento animal, que es consumido por las ganaderías de porcino, de las cuales comercializamos la carne despiezada. Esa es la segunda división de Arento, la venta de los cárnicos. La tercera línea se centra en la almendra; un cultivo que en Aragón tiene muy buena salida y, aunque se consideraba como cultivo marginal, está resultando ser todo lo contrario. Por eso se creó, con Frutos Secos Alcañiz, el Consorcio de Frutos Secos de Aragón. Lo que hacemos es recoger el fruto que producen nuestros socios y cooperativas, clasificarlo y venderlo a industrias asociadas a esta materia prima como, por ejemplo, el sector turronero. Éstas son las tres áreas estratégicas en las que estamos trabajando y que estamos desarrollando en este momento.

¿Qué define a Arento como marca de calidad?

En Arento controlamos la calidad de nuestras producciones desde el origen, y seguimos manteniéndola a través de todo el ciclo productivo. Nuestra filosofía de trabajo y nuestra forma de ser nos hace trabajar para crear valor añadido sobre los productos agrarios que producen nuestras cooperativas y nuestros cooperativistas de forma que ese valor quede dentro del grupo. Tenemos múltiples certificaciones de calidad que avalan nuestros procesos. El objetivo de Arento es ayudar a transformar la materia prima, crear valor añadido y acercarnos lo máximo posible al consumidor final en forma de alimentos.

¿De ahí su apuesta por la trazabilidad?

Exacto. Arento es hoy trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria puesta al servicio de la distribución. Apostamos por la trazabilidad de todos nuestros productos. Desde el sector cooperativo podemos ofrecer esa garantía de origen, que constituye un elemento diferenciador clave. La seguridad alimentaria es fundamental, algo que debe estar implícito, por lo que trabajamos diariamente. Eso es lo que da un importante valor a nuestros productos: el riguroso control de todos los procesos desde el origen. Producimos la materia prima, el cereal, que luego se comercializa como producto en harinas o sémolas, si el cereal sigue un camino, o como chuetas de cerdo, si sigue otro. Aunque en Arento no producimos piensos, sí que vendemos la base con la que se fabrica, luego compramos los animales a los que se ha alimentado con piensos fabricados con nuestro cereal, y comercializamos ya su carne tanto en supermercados como en carnicerías tradicionales.

En los últimos años se ha hablado de impulsar la i+D+i como nuevo motor económico del país, ¿cómo se está implementando este asunto en la actividad agraria y ganadera?

Para Arento, la inversión en I+D+i es muy importante, creemos que sin apostar por la investigación y el desarrollo difícilmente podamos adelantarnos al futuro. Otra cuestión es que nuestro desarrollo investigador sea lento, ya que todo va encauza- do a modelos productivos, nuevas semillas y variedades sobre las que se efectúan pruebas anuales. A pesar de ello, hemos apostado por la investigación, el desarrollo y la innovación para tratar de mejorar, aún siendo conscientes de la celeridad de los procesos que ocurren en los avances en agricultura. Este es un factor clave para que seamos competitivos.

 

“Apostamos por la trazabilidad de los productos. Desde el sector cooperativo podemos ofrecer esa garantía de calidad, que constituye un elemento diferenciador clave”.

 

 Una buena noticia ha sido el acuerdo con Sabeco, ¿Qué supone para Arento?

Nuestra labor prioritaria ha sido dimensionar el grupo para ser capaces de proporcionar alimentos de calidad allí donde está la mayor concentración de población. Por eso, nuestra apuesta principal en la comercialización de los productos agrarios ha sido llevar nuestros productos a los grandes distribuidores. Gracias al acuerdo con Sabeco, Arento se ha convertido en el proveedor de toda la carne de porcino que se compra en los supermercados Simply. Esto ha significado poder introducir nuestros cárnicos en miles de hogares.

¿Qué viene después de esto?

La agricultura tiene un buen futuro, pero hay que dar el cambio definitivo de mentalidad y pensar de manera más estructural. Es tan sencillo como ser conscientes de que hemos de producir conforme a las demandas del mercado, ofreciendo la máxima calidad en todos los procesos y que hemos de profesionalizarnos al máximo. Nuestro mercado está en Aragón, pero también vendemos un importante porcentaje fuera. En sémolas y harinas también vendemos al resto del mercado español. Pensamos en crecer, expansionar- nos y abrirnos a nuevos mercados, incluso a nivel exterior, pero siempre hemos creído que primero hay que consolidarse en los mercados en los que ya estamos presentes y, una vez hecho esto, será momento de pensar en la exportación y buscar nuevos clientes fuera de nuestras fronteras.

El gobierno de Aragón les acaba de otorgar el premio especial alimentos de Aragón, que es un excelente reconocimiento de consolidación…

Este premio representa una gran satisfacción para nosotros, porque es el reconocimiento al trabajo bien hecho. Soy el representante de un grupo cooperativo al que pertenecen una gran cantidad de socios, y todos hemos apostado por este grupo productor y transformador de materias primas. Así que hemos pasado de ser agricultores y ganaderos a ser productores de alimentos, y eso demuestra nuestra filosofía inconformista de querer ir a más. El mundo rural aragonés quiere y puede seguir avanzando.

 

“Nuestra labor prioritaria ha sido dimensionar el grupo, proporcionando alimentos de calidad donde está la mayor concentración de población”.

 

 Estas noticias también son buenas para Cooperativa Virgen de la Oliva…

Desde luego. Si podemos producir más también daremos más trabajo a la cooperativa. Además, el último reconocimiento también les incluye a ellos por su trabajo en mejorar la escala de valor del producto. Los lazos con la cooperativa son muy estrechos, ya sea por la vinculación entre empresas, puesto que Arento está participada por la Cooperativa, o sea por el buen entendimiento entre las personas que integramos ambas partes. Y es que las dos entidades han ido siempre de la mano en el impulso y el fomento de estrategias empresariales destinadas a proyectar todo lo que hacemos en Ejea.


Perfil de Pedro Naudín

pedro_naudin_arento

pedro_naudin_arento

Pedro Naudín es el presidente de Arento desde hace 8 años. Naudín está al frente del grupo cooperativo y agroalimentario en el que Cooperativa Virgen de la Oliva tiene participación y que es un claro ejemplo de la integración vertical del mundo empresarial en el sector primario. A través de sus socios, Arento cierra completamente el ciclo productivo de sus producciones más estratégicas. Un proceso de calidad, trazabilidad y seguridad alimentaria en los sectores del cereal, cárnico y almendrero en el que están representados los intereses de 20.000 cooperativistas agrupados en 114 entidades cooperativas. Pedro destaca la trazabilidad como el valor fundamental de una sociedad cooperativa que controla la producción del 40% de las pastas alimenticias que se consumen en España y que recientemente ha visto reconocida su labor empresarial al ser galardonada con el Premio Especial Alimentos de Aragón. Naudín felicita a todos los socios por este logro, también a los de Cooperativa Virgen de la Oliva, como integrantes del grupo alimentario. El premio se consigue tras apenas unos meses de la firma de Arento con Sabeco, por la cual el grupo cooperativo pasa a ser el único proveedor de carne de porcino en todos los supermercados de la marca Simply.


Otros links: Pedro Naudín

Virgen de la Oliva recibe un premio de Sigfito por su acción medioambiental

La Cooperativa Virgen de la Oliva ha obtenido el premio Kilo, que otorga la entidad Sigfito, por ser uno de los puntos de distribución que más productos fitosanitarios recoge en España.

Virgen de la Oliva ha obtenido la segunda mayor puntuación de entre 2.500 puntos de recogida lo cual es indicador de la implicación con el medio ambiente. La dotación, de 1.000€, se destinará a mejorar el sistema de depósito para los envases vacíos.

Sigfito es una entidad sin ánimo de lucro, en la que participa todo el sector agrícola. Se creó para organizar un sistema de recogida periódica de envases fitosanitarios y darles un correcto tratamiento medioambiental con una doble finalidad: por un lado, facilitar el cumplimiento de las obligaciones en materia de residuos de envases fitosanitarios, evitando posibles sanciones y, por otra parte, ayudar a preservar el Medio Ambiente, favoreciendo el desarrollo sostenible de la Agricultura. Sigfito reconoce la labor de los puntos de recogida y aplaude a los que más consiguen (premios kilo) y a los que más crecen (premios al esfuerzo), ofreciendo hasta 2.000€ por centro. En el caso de la Cooperativa, esta cantidad se reduce a la mitad, la cual se destinará a mejorar el sistema de depósito para los envases vacíos. Estos premios nacen con el objetivo de recompensar el esfuerzo que realizan los puntos de recogida y crear unos incentivos continuos para incrementar los depósitos y mejorar el sistema en todo el territorio nacional. De este modo, los premios que otorga Sigfito suponen un reconocimiento a la labor a los puntos de recogida de envases fitosanitarios. En este sentido, Virgen de la Oliva se ha colocado en el segundo puesto de entre más de 2.500 cooperativas y centros de distribución, lo cual es indicador de la implicación de la Cooperativa con el medio ambiente. La próxima convocatoria será en el mes de febrero, cuando se concederán los premios a los puntos de recogida más fieles y a aquellos que hayan recogido más de 50.000 kilos de envases vacíos.